‘La ley del silencio’: Kazan, Brando y la delación

rss

La ley del silencio

 

En 1952 el director Elia Kazan tuvo que declarar ante el Comité de Actividades Antiamericanas del senador McCarthy. Kazan no sólo admitió su pasado comunista, sino que delató a varios compañeros que habían sido militantes como él. Un par de años después estrenó La ley del silencio, una película en la que muchos vieron una especie de justificación o explicación pública de lo que había hecho. Sea una apología de la delación o no, lo cierto es que La ley del silencio permanece hoy en día como una de las grandes obras maestras del cine.

El origen de la película está en una serie de artículos publicados en los años 40 sobre cómo la mafia se había apoderado de los muelles neoyorquinos. Kazan vio en aquella historia la oportunidad de rodar una película de gangsters bien diferente a lo que, hasta entonces, había ofrecido el género.

 

Kazan

 

El protagonista, Marlon Brando, es un antiguo boxeador hermano de uno de los gangsters que tienen sometidos a los obreros del puerto. Cuando el jefe de la banda le utiliza como cebo para asesinar a uno de los estibadores que había decidido testificar ante la policía, Brando empieza a cuestionarse su lealtad. Más aún cuando entra en escena un sacerdote que le anima a denunciar la situación y, además, se enamora de la hermana del chico asesinado.

Actores como Karl Malden, Rod Steiger o la debutante Eve Marie Saint realizan un gran trabajo en la película, pero sobre todo brilla la genialidad de Brando, que supo crear un personaje duro y vulnerable al mismo tiempo.

La película tiene varios momentos inolvidables, pero deja una escena para el recuerdo: aquella en la que los dos hermanos hablan en el asiento trasero de un coche. Rod Steiger intenta convencer a Marlon Brando de que no traicione a la banda, mientras que éste le reprocha haber arruinado su carrera de boxeador y le dice aquello de “pude haber sido algo en la vida”. La secuencia, que dura poco más de cuatro minutos, no pudo ser ensayada por problemas técnicos y fue en gran parte improvisada. A pesar de ello está considerada una de las grandes escenas de la historia de la interpretación.

 

 

Además del trabajo de los actores hay dos elementos que contribuyen decisivamente a hacer de La ley del silencio una gran película. Uno es la fotografía en blanco y negro de Boris Kaufman, muy cercana al estilo documental. El otro es la banda sonora. Para este apartado, Kazan se empeñó en conseguir los servicios del compositor y gran director de orquesta Leonard Bernstein. Su música ayuda a dar más fuerza y cohesión al film.

La ley del silencio fue la gran triunfadora de la noche de los Oscar de 1955, ya que se llevó nada menos que ocho estatuillas, entre ellas las de Mejor Película, Mejor Director y Mejor Actor para Marlon Brando, que se consagraba definitivamente como uno de los mejores intérpretes de Hollywood. Sobre su interpretación, Elia Kazan declararía años más tarde: “Estoy convencido de que la actuación de Marlon Brando en La ley del silencio es la mejor interpretación realizada por un actor americano en la historia del cine. Si hay alguna mejor, yo desde luego no sé cuál es”.

La ley del silencio. Jueves 11 de abril a las 18:40 en TCM


Escrito por Lunes 8 abril 2019

Tags : ,


Los comentarios están cerrados.