Nominadas BAFTA 2019 (1): ‘Roma’

rss

avión

 

Un riachuelo de agua con jabón deslizándose por el suelo adoquinado de un patio. Y en su interior, reflejado en la superfie de ese charco, el cielo. Y un avión que surca el firmamento a cientos de metros de altura.

Es sólo el principio de Roma (el film con el que este año inauguramos nuestro repaso a las películas nominadas a los BAFTA), sin embargo, en él ya se condensan dos de las principales señas de identidad de esta nueva obra maestra (digámoslo ya) de Alfonso Cuarón. Por un lado, la maravillosa composición formal de todos y cada uno de los planos del film. Y, por otro, el contenido simbólico de muchos de los elementos que los integran.

Y es que, al igual que en su anterior obra, Gravity (a la que, por cierto, se hace un guiño en Roma), el director mexicano vuelve a hacer uso en su última película de las múltiples dimensiones. De la superposición de capas. Sin embargo, esta vez no hacen falta ningún tipo de gafas para apreciarlas. Quedan patentes, por un lado, en la profundidad de campo de cada una de sus minuciosamente elaboradas imágenes y, por otro, a nivel estrictamente argumental, en las diferentes lecturas que, de manera sutil, la historia nos va ofreciendo mientras contemplamos embobados sus encuadres.

 

Azotea

 

En Roma, la película con la que Cuarón rinde tributo a la empleada que le cuidó de niño (y, por extensión, a todas las empleadas domésticas del mundo), la tragedia siempre tiene lugar en segundo plano. La cámara se recrea en la descripción de la casa en la que trabaja Cleo, la joven protagonista, o en la prodigiosa reconstrucción (un trabajo titánico) de las calles del México D.F. de lo 70. Sin embargo, eclipsadas detrás de esos espectaculares travellings (hay imágenes de cines y restaurantes que sólo duran un par de segundos), de esos aparatosos planos secuencias, acontecen pequeñas miserias. Principalmente dos: el embarazo no deseado de la joven Cleo (el padre del bebé no quiere saber nada de ella ni de su criatura) y la ruptura sentimental del matrimonio formado por sus jefes. Desgracias cotidianas que, como hemos apuntado previamente, son subrayadas por diferente elementos alegóricos. Terremotos e incendios, por ejemplo, en el caso de Cleo, o grandes y viejos coches que, como la pareja formada por sus patrones, se van deteriorando con el uso.

 

incubadora

 

Coche

 

Estos pequeños dramas, no obstante, también le sirven a Cuarón, evidentemente, para abordar conflictos mayores. La diferencia de clases (Guillermo del Toro hacía referencia a este tema en un delicioso hilo publicado recientemente en Twitter), el recuerdo de las revueltas estudiantiles de la época y, sobre todo, la situación de la mujer. “Estamos solas. No importa lo que te digan. Siempre estamos solas”, le dice a Cleo su empleadora una vez que ambas han sido abandonadas a su suerte por sus respectivas parejas. Y Cleo, parca en palabras, humilde, la escucha en silencio. Sin sospechar (será Cuarón quien se encargue de mostrarlo) que a pesar de ser una sencilla empleada doméstica ella también es capaz de las mayores proezas. De salvar vidas, por ejemplo. O de hacer cosas que sólo están al alcance de los más poderosos superhéroes.

 

super

 Ejercicio

 

Roma está nominada a siete premios en la gala de los BAFTA (domingo 10 de febrero a las 23:00 en TCM)

Diego Soto


Escrito por Viernes 18 enero 2019

Tags : , ,


Los comentarios están cerrados.