Graham Greene y su cameo de incógnito en ‘La noche americana’

rss

Graham-Greene

 

Crítico, guionista y autor de varias novelas (El ministerio del miedo, El americano impasible, Nuestro hombre en La Habana…) que han sido adaptadas a la gran pantalla. La relación del escritor británico Graham Greene con el séptimo arte es de sobra conocida, con su obra El tercer hombre como punto álgido de su carrera. Sin embargo, quizás no todo el mundo recuerde que Graham Greene también fue actor. Y es normal que no lo hagan, ya que sólo ejerció como tal en una ocasión. Y por si fuera poco (tal vez en homenaje a sus viejos tiempos como espía) de incógnito.

El debut (muy breve) tuvo lugar a principios de los 70, mientras Greene vivía en la localidad francesa de Antibes. En esa época, a escasos 30 kilómetros de su domicilio, uno de sus directores favoritos, François Truffaut, rodaba una película que acabaría ganando el Oscar a mejor film en lengua no inglesa: La noche americana. Una historia metacinematográfica sobre los numerosos inconvenientes que surgen a lo largo de un rodaje y a la que, precisamente, como una extensión de su propio argumento, se le acababa de presentar un problema: necesitaban a un actor británico para un pequeño papel y al director no parecía convencerle ninguno.

Truffaut optó finalmente por poner un anuncio en la prensa, y al leerlo, ni corto ni perezoso, Graham Greene decidió presentarse a la audición. Eso sí, ocultando su identidad y proporcionando un nombre falso: Henry Graham.

 

Graaham Greene 2

 

Cuando Truffaut vio la prueba de Greene (debía interpretar a un agente de seguros que se presenta en el rodaje tras la muerte del protagonista del film) quedó gratamente impresionado y, sin saber a quién tenía delante, le concedió el papel sin pensárselo. No fue hasta varios días después, revisando el material rodado, cuando Truffaut cayó en la cuenta de quién era aquel caballero. “¡Dios mío, pero si es Graham Greene!”, exclamó alguien en la sala de proyección, y al director francés de llevaron los demonios por no haber sido capaz de reconocer en su momento al que, además, era uno de sus autores preferidos.

 

Truffaut

 

Rápidamente, Truffaut telefoneó a Greene y, tras disculparse, le ofreció cortar su escena. Greene le respondió que no quería que hiciera nada de eso y le transmitió lo contento que estaba de aparecer en la película. Truffaut, entonces, le prometió que su nombre figuraría reflejado como merecía en los títulos de crédito, pero el escritor también se opuso rotundamente, hasta el punto de que hizo jurar al director galo que, bajo ningún concepto, desvelaría su identidad. “Tenía curiosidad por saber si alguien se daría cuenta”, explicaría Greene más tarde. “Muy pocos lo hicieron. Y yo estaba encantado”.

La noche americana. Lunes 24 de diciembre a las 22:00 en TCM

Diego Soto

 


Escrito por Lunes 22 octubre 2018

Tags : , , , ,


Los comentarios están cerrados.