San Sebastián dia 9: falsa realidad

rss

Isaki Lacuesta

 

“Cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia”. Desde siempre, este ha sido uno de los mantras del cine, y como tal ha aparecido reflejado en los títulos de crédito de miles, millones de películas. Los estudios recurrieron a este mensaje por cuestiones meramente legales, para evitar ser denunciados por difamación. Sin embargo, hay que decir que los espectadores también encontramos en esas líneas cierto sosiego, cierta tranquilidad. Y eso es así porque, a través de ellas, sabemos que todo lo que vemos en la pantalla es mentira. Representación. Que todos los dramas, las muertes, las penurias que suceden al otro lado de la cuarta pared, tienen su origen en la cabeza de un guionista, y que han sido recreadas por un equipo de rodaje y por unos actores que, una vez terminado su trabajo, se irán tranquilamente a su casa a descansar. 

Curiosamente, Isaki Lacuesta ha ganado la  Concha de Oro con una película que pretende justamente lo contrario. Hacernos creer que todo es verdad. Engañar al espectador y transmitirle la ilusión de que lo que está viendo es puro documental. La mera filmación del drama cotidiano de dos hermanos gitanos, Isra y Cheíto, que tratan de salir adelante en un entorno social especialmente complicado; en una de las zonas de España, además, con mayor tasa de paro (el municipio gaditano de San Fernando).

Sin embargo, no todo lo que cuenta Entre dos aguas ha ocurrido realmente. Su protagonista (maravilloso Israel Gómez Romero) no ha estado en la cárcel. Ni ha sido abandonado por su familia. Ni seguramente se dedique a trapichear con drogas. Sin embargo Isaki Lacuesta, su director de fotografía, su equipo de guión, todo el elenco de actores, nos hacen creer que sí. Que todo es cierto. Y nos brindan un asombroso ejercicio de alquimia cinematográfica a través del cual la mentira se convierte en verdad. La ficción en realidad. Una transmutación milagrosa que, de paso, ha hecho que este soberbio film, continuación La leyenda del tiempo (2006), acabe bañado en oro por decisión unánime del jurado. El oro de una Concha que el cineasta catalán gana por segunda vez, tras el triunfo de Los pasos dobles en 2011.

 

 

Junto a la película de Lacuesta, la otra gran triunfadora de la noche, sin ninguna duda, ha sido Rojo, el film del joven director bonaerense Benjamin Naishtat (aprendan a escribirlo bien porque este cineasta promete dar muchas alegrías al cine iberoamericano). Rojo, una película tan original como incisiva sobre la complicidad de la sociedad civil en la instauración de la dictadura argentina, ha ganado nada menos que tres premios: mejor director, mejor fotógrafía y mejor actor (Darío Grandinetti).

Mostrando una clara preferencia por el cine de corte más realista, el jurado presidido por Alexander Payne ha otorgado su premio especial a Alpha, The Right to Kill, el film de Brillante Mendoza sobre el narcotráfico en Filipinasy el de mejor actriz a la noruega Pia Tjelta por su sobrecogedor retratado de una mujer sacudida por la tragedia en Blind Spot, demoledor film rodado en un solo plano secuencia. En cuanto el guión, el premio ha sido ex-aequo para el gran Paul Laverty (por Yuli) y para el tándem compuesto por Louis Garrel y Jean-Claude Carrière (L’homme fidèle). 

 

Bridges

 

Tras la entrega de premios, el festival se ha cerrado con la proyección de Malos tiempos en El Royale, una película que han presentado su director Drew Goddard y Chris Hemsworth (una de las visitas estrella de este año) y que, en la línea de muchos films de clausura, no tiene mucho que ver con el tono de las películas galardonadas en la gala. Un thriller comercial con ecos tarantinianos (sólo ecos) protagonizado por un grupo de personajes (Jon Hamm, Jeff Bridges, Dakota Johnson…) que coinciden en el peculiar motel que da título a esta historia, ambientada en 1969.

 

Rosales

 

También, claro, con el final del festival ha llegado el momento de echar el cierre a los Encuentros TCM Zinemaldia. Entre los invitados de hoy tenemos que destacar a Jaime Rosales, que presentaba (como ya hiciera en Cannes) su película Petra. Junto a él, los equipos de otras dos películas: la china Breeze y la rumana A Decent Man.

El año que viene, como ya anunciamos durante el certamen, renovaremos nuestro apoyo al festival, así que volveremos a San Sebastián. A este maravilloso lugar en el que, durante nueve días, se borran las fronteras entre la ficción y la realidad. Mientras tanto, ya sabéis donde seguir encontrando el mejor cine. También nosotros tenemos horario de motel: 24 horas, 7 días a la semana.

Diego Soto


Escrito por Sábado 29 septiembre 2018

Tags : , , ,


Los comentarios están cerrados.