‘Frances Ha’: el paso a la edad adulta según Noah Baumbach y Greta Gerwig

rss

Frances Ha

 

Noah Baumbach y Greta Gerwig, una de las parejas más reconocidas de la escena independiente americana, se conocieron durante el rodaje de Greenberg (2010). Baumbach, director y guionista del film, quedó cautivado por la forma de trabajar de la intérprete (ya por entonces una de las musas del ‘mumblecore’) y no dudó en proponerle una colaboración profesional que, más tarde, acabaría desembocando en una relación sentimental. “Ella no era más que una actriz en algo que yo había escrito, pero la interpretación que hizo de mi texto me pareció que tenía algo de autoral. Era como si Greta se apropiara de mi material y lo convirtiera en algo suyo”, explicaba Baumbach en una entrevista para Collider. “Le sugerí que hiciéramos algo juntos y ella me escribió una lista de cosas que pensaba que podrían aparecer en una película”.

Baumbach no tardó en constatar que la forma de entender el cine de Gerwig no distaba mucho de la suya (“apenas encontraba diferencias entre nuestras voces”) y en poco menos de un año escribiendo a cuatro manos (enviándose mutuamente escenas por e-mail) ambos cineastas acabaron completando su primer guión en común: Frances Ha, el film que emitimos en TCM este jueves 5 de julio dentro de nuestras Noches de autor.

 

Frances Ha

 

La película, estrenada en el Festival de Telluride de 2012, cuenta la historia de Frances Halliday, una bailarina de 27 años que vive despreocupadamente con su mejor amiga en Brooklyn. Una encantadora joven a la que por supuesto da vida Gerwig (protagonista absoluta del film) y que, de pronto, como muchos otros compañeros de generación, se ve obligada a enfrentarse a esa inevitable crisis que acompaña al paso a la vida adulta. Con la necesidad de encontrar un lugar en el mundo y de empezar a hacer que los sueños de juventud se conviertan en realidad. “Siempre me ha interesado ese tipo de comedia psicológica”, contaba Baumbach en otra entrevista en The Guardian. “Ese conflicto entre cómo queremos que sea el mundo y cómo es en realidad”.

Las referencias estilísticas para plasmar ese conflicto en pantalla son más que evidentes: la Nouvelle Vague francesa y el cine de Woody Allen de los 70. Dos influencias que además vienen subrayadas por la elección del blanco y negro. “Sentía que debía rodar en blanco y negro. Creo que, de algún modo, eso hace que la película sea nostálgica inmediatamente”, afirma Baumbach, que también, como Allen, elige su Nueva York natal como uno de los escenarios de la historia. “Rodar la ciudad en blanco y negro me permitió verla con nuevos ojos”, añade el cineasta.

El conjunto, en cualquier caso, trasciende las referencias y acaba convirtiéndose en un film con sello propio. En un refrescante retrato generacional que presta especial atención  los diálogos y a las interacciones entre los personajes y en el que brilla con especial fuerza su espontánea protagonista. Una deliciosa película que, además, abriría el camino para futuras colaboraciones entre ambos cineastas (ambos repetirían poco después, en 2015, con Mistress America).

 

 
 
Frances Ha. Sábado 7 de julio a las 18:20 en TCM

Escrito por Domingo 1 julio 2018

Tags : , , , ,


Los comentarios están cerrados.