Esther Williams, la sirena del cine musical

rss

 

En el quinto aniversario de su fallecimiento, recordamos a una de las grandes estrellas del Hollywood de los años 40 y 50. Esther Williams fue la única actriz de la historia que por sí misma creó un estilo cinematográfico: el musical acuático. Un subgénero del del que fue protagonista exclusiva y que, de hecho, desapareció el día en que ella abandonó las pantallas. Su escenario natural era la piscina, en la que Esther siempre era el centro de fastuosas coreografías acuáticas de las cuales emergía siempre espléndida, como una diosa de las aguas.

Antes de cumplir los 16 años Esther Williams ya había ganado tres campeonatos nacionales y batido varios récords de natación. Fue seleccionada como parte del equipo estadounidense que debía acudir a los Juegos Olímpicos de Helsinki de 1940 pero, al estallar la Segunda Guerra Mundial, la cita olímpica fue cancelada y su sueño de ser una gran nadadora quedó frustrado. Sin embargo el destino le tenía reservado otro papel estelar en la vida. Ese año se celebraba en San Francisco la Feria Mundial Acuática, y Esther Williams fue contratada para participar en un espectáculo. En él coincidió con el también nadador olímpico Johnny Weissmuller, muy famoso por entonces gracias a su personaje de Tarzán en las pantallas. Y fue entonces cuando un ejecutivo de la Metro, que había ido a saludar al actor, se fijó en la chica y propuso al estudio su fichaje.


Escrito por Miércoles 6 junio 2018

Tags : , , , ,


Los comentarios están cerrados.