La fotografía que inspiró ‘Platoon’

rss

 

Todos recordamos la escena. No en vano es una de las más icónicas de la historia de cine bélico, y una de las más emotivas y dolorosas de Platoon. Willem Dafoe, en el papel del Sargento Elias (uno de los pocos personajes positivos de un film en el que no todos los soldados americanos salen bien parados), corre bajo las palmeras tratando de burlar una muerte segura. A su espalda, varios miembros del Viet Cong no dejan de dispararle. Finalmente, al son de los estremecedores acordes del Adagio para cuerdas de Samuel Barber, el sargento cae al suelo y, en cámara lenta, levanta sus brazos hacia el cielo. Un inolvidable gesto de capitulación, y de despedida de este mundo, que pone la piel de gallina cada vez que se vuelve a ver.

Ese gesto no fue una idea de Oliver Stone, guionista y director del film (además de veterano de Vietnam), sino un homenaje a la que está considerada como una de las mejores fotos tomadas durante la contienda. Su autor es el corresponsal de guerra Art Greenspon y, como muchas de las curiosidades que recopilamos en este blog, tiene una historia que merece ser contada.

 

Vietnam-war-photo

 

La fotografía se tomó un 1 de abril de 1968 en el valle vietnamita de A Shau, una zona fronteriza con Laos y un lugar de gran importancia estratégica dentro de la llamada Ruta Ho Chi Minh, utilizada para enviar armas y apoyo militar desde Vietnam del Norte hasta el Vietnam del Sur. Este enclave fue escenario de algunos de los combates más cruentos de la guerra, y hasta allí se traslado esa primavera la 101ª División Aerotransportada del ejército de los EEUU, acompañada por el joven fotógrafo de Associated Press Art Greenspon (26 años por aquel entonces).

Durante una de sus incursiones en la intrincada selva (Platoon recrea de forma extremadamente realista y sin un ápice de romanticismo estas maniobras), el batallón cayó víctima de una emboscada, y varios de sus miembros (como se puede ver en la imagen) resultaron gravemente heridos. Fue entonces cuando el Sargento Mayor Watson Baldwin (izquierda) levantó sus brazos al cielo pidiendo la ayuda de un helicóptero americano que sobrevolaba la zona. Y cuando Art Greenspon decidió también disparar. No con su arma, sino con su cámara.

El significado, por tanto, de ambos gestos, el de Willem Dafoe y el de Watson Baldwin, es totalmente diferente. Uno es puro dramatismo, y el otro obedece más a una necesidad del momento de pedir ayuda y de indicar su posición a los compañeros. Sin embargo, este matiz acaba careciendo de importancia dada la carga simbólica de la imagen. Y así lo consideraron todos aquellos que vieron la foto una vez fue enviada a Estados Unidos, empezando por el prestigioso fotógrafo de guerra David Douglas Duncan, uno de los primeros en resaltar la importancia histórica de la instantánea. “Esas manos levantadas hacia el cielo, pidiendo ayuda, y a su alrededor la suciedad del combate en lo más profundo del bosque vietnamita… El hecho de que esté guiando a un helicóptero de rescate es irrelevante”, sentenció en su día el artista sobre una imagen que consideraba “una obra maestra”. Una estampa igual de poderosa que el film que Stone terminaría rodando sobre un horror que también él conocía de primera mano.

Platoon. Viernes 8 de junio a las 12:35 en TCM

Diego Soto

 


Escrito por Lunes 28 mayo 2018

Tags : , , ,


Los comentarios están cerrados.