Bill Gold: homenaje a un cartelista de leyenda

rss

Bill Gold

 

El pasado domingo 20 de mayo, a la edad de 97 años, fallecía en Greenwich (Connecticut) Bill Gold, un hombre quizás no demasiado conocido para el gran público pero fundamental en la difusión del cine americano de las últimas ocho décadas. Un artesano que desde 1942, y hasta 2011, se encargó de diseñar los carteles de algunos de los títulos más populares de Hollywood, desde Yanqui Dandy (su primer trabajo) hasta J. Edgar (su último cartel). “Una imagen estática, en teoría, no puede tener la misma fuerza que 90 minutos de película”, decía de él el experto en diseño Michael Bierut. “Sin embargo Gold podía, de alguna manera, condensar la aventura que te esperaba”.

Como homenaje a su inabarcable legado, y a sus cientos y cientos de creaciones, hemos seleccionado en este post algunos carteles correspondientes a varios títulos que emitiremos estos días en TCM. Diez posters unidos por la genialidad pero en los que, a diferencia de otros diseñadores como Saul Bass, cuesta encontrar un estilo común, ya que esta era una de las máximas de su autor: centrarse, por encima de ningún sello personal, en comunicar lo que cada película demandaba. “Provocar un interés en esa historia. Eso es lo que mejor se me da”, solía decir Gold.

Esperemos, por tanto, que sus legendarios diseños os devuelvan las ganas de revisar algunos de estos clásicos imprescindibles.

 

Casablanca (jueves 24 de mayo)

 

 

Casablanca

 

A la tierna edad de 21 años, y tras estudiar diseño en el Pratt Institute de Nueva York, Gold empezó a trabajar en el departamento de publicidad de Warner Bros. Y su segundo cartel, tras Yanqui Dandy, fue nada menos que el de Casablanca. La primera versión del póster no gustó mucho al estudio, ya que decían que le faltaba algo de misterio y acción. Gold solucionó el problema colocando un arma en la mano de Bogart.

 

Crimen perfecto (viernes 15 de junio)

 

crimen-perfecto

 

Aunque, como hemos dicho, Gold siempre se plegaba a las exigencias narrativas de cada película, tenía, lógicamente, sus preferencias gráficas. “Podría decirse que el negro, el rojo, el gris y el blanco son mis colores favoritos”, declaraba el diseñador. Algo que queda de manifiesto en el cartel de Crimen perfecto.

 

Centauros del desierto (26 de junio)

 

Centauros del desierto

 

“He had to find her… He had to find her…”. El texto repetido sobre el cartel resume a la perfección la esencia de Centauros del desierto, otro de los grandes clásicos que Gold ayudó a vender durante su etapa en Warner Bros.

 

La leyenda del indomable (8 de junio)

 

La leyenda del indomable

 

A principios de los años 60, Bill Gold dejó de trabajar a sueldo de Warner, regresó a su Nueva York natal y montó su propia empresa: Bill Gold Advertising. El cartel de La leyenda del indomable (1967) pertenece ya a esa nueva etapa de su carrera.

 

El golpe (23 de junio)

 

el golpe

 

Para retrotraernos a los años 20, Bill Gold se inspiró en el estilo de uno de los más importantes ilustradores de la época:  J.C. Leyendecker. “Todo el sentido de la película está en esas imágenes que parecen pintadas a mano”, explicaba Gold.

 

La noche americana (9 de junio)

 

La noche americana

 

 

Un mitómano y cinéfilo como François Truffaut no podía dejar pasar la oportunidad de trabajar con Bill Gold, que diseñó el póster de esa gran declaración de amor al séptimo arte que es La noche americana.

 

Tal como éramos (23 de mayo)

 

Tal-como-éramos

 

 

Ser una gran eminencia en tu campo no te garantiza que el cliente vaya a quedar siempre contento con tu trabajo. Este póster de Tal como éramos, por ejemplo, uno de los favoritos de la carrera de Gold, fue descartado en el último momento por Columbia. ¿Por qué? “Porque eran idiotas”, declaró Gold, que consideraba que ese juego con la imagen de un fotomatón tenía mucho que ver con el sentimiento de nostalgia que intenta transmitir el film.

 

Platoon (3 de junio)

 

platoon

 

Cuatro décadas después de sus comienzos en Warner, Bill Gold seguía en la cresta de la ola en los años 80. El cartel de Platoon es sólo uno de las decenas de trabajos de esa época. “Ni en mis mejores sueños habría podido imaginar la carrera que me esperaba”, confesaba.

 

Los puentes de Madison (19 de junio)

 Los puentes de Madison

 

En la recta final de su carrera, Gold trabajó casi exclusivamente para Clint Eastwood y su productora Malpaso. Para el póster de Los puentes de Madison se inspiró en una entrañable foto de Eastwood con su hija pequeña (8 meses) que alguien sacó en el rodaje. Intentando recrear la misma iluminación, Gold eliminó de la foto al bebé y puso en su lugar a Meryl Streep (extrayéndola a su vez de otra foto en que la actriz reposaba en un hombro diferente).

 

eastwood

 

 

Diego Soto


Escrito por Martes 22 mayo 2018

Tags : , , ,


Los comentarios están cerrados.