Programado por: en mayo, Antonio de la Torre elige sus films favoritos

rss

Antonio de la Torre

 

Un Goya por su trabajo en Azuloscurocasinegro y diez nominaciones más. En la última década es rara una ceremonia sin ver a Antonio de la Torre entre los candidatos. Varias veces lo ha sido, además, por partida doble, como en la pasada edición, en la que optaba al premio por sus interpretaciones en Abracadabra y El autor. Ha trabajado a las órdenes de Pedro Almodóvar, Alberto Rodríguez, Manuel Martín Cuenca, Álex de la Iglesia o Daniel Sánchez Arévalo, algo que no podía ni soñar cuando, a mediados de la década de 1980, dejó su Málaga natal y se instaló en Madrid para estudiar en la facultad de Ciencias de la Información.

Todos los domingos de mayo Antonio de la Torre es el protagonista de Programado por, el espacio de TCM en el que una personalidad del cine español escoge y comenta películas que le gustan especialmente o que han marcado de algún modo en su vida. La selección de Antonio de la Torre es variada y ecléctica e incluye desde clásicos como Lo que el viento se llevó y El increíble hombre menguante, hasta películas mucho más recientes como Boyhood: “Lo que hace Richard Linklater en esa película es asombroso”. Además, en una entrevista exclusiva, el actor nos habla de su pasión por el cine y de cómo nació su vocación.

 

 

“Me acuerdo de que, siendo adolescente, estaba en una cola desde el mediodía para comprar entradas para la sesión de las ocho de la tarde. Entonces las películas eran un gran evento. El estreno de títulos como La guerra de las galaxias, Xanadú o Grease era un verdadero acontecimiento. Esas películas de los 80 no te las podías perder”, recuerda.

Ya en Madrid, Antonio de la Torre descubrió otro tipo de propuestas. “En Málaga, por entonces, no había salas de cine en versión original. Conocí a Alberto San Juan en la facultad de periodismo y con él iba a los Alphaville y a los Renoir. Descubrí las películas de Éric Rohmer o Claude Chabrol… Veía películas japonesas o checas. Al principio pensé: ‘¡Uy, qué duro!’ Pero un día vi Bajo el peso de la ley de Jim Jarmusch y eso fue la bomba”.

Antonio de la Torre hizo sus pinitos como periodista, pero su deseo de convertirse en actor pudo más y se pasó al mundo de la interpretación. Estudió en la escuela de Cristina Rota. “Ella me enseñó que vivir y actuar son verbos que se conjugan de la misma manera”, dice. “No se puede contar lo que no se conoce”, añade, aunque enseguida matiza: “Que no se me malinterprete. Para hacer Caníbal no tuve que matar a nadie y comérmelo”.

 

Caníbal

 

Para meterse en la piel de sus personajes, a Antonio de la Torre le gusta inspirarse en la realidad. “A veces, algún director me ha pedido que viera alguna película para componer mi personaje y respetuosamente lo hago, pero yo pienso que ver otro trabajo jamás me va a ayudar. Me gustaría ser un actor que pareciera estar sacado de un documental más que de una película”.

Del cine español destaca Los santos inocentes de Mario Camus. “Lo que allí hace Paco Rabal es muy fuerte, es brutal y también Juan Diego y Alfredo Landa. Es una generación que vivió el hambre, y si como actor vives el hambre, te sale callo”, dice.

Para Antonio de la Torre actuar sirve para juzgar menos y aprender más. “Cuantas más películas hago y más personajes interpreto, me doy cuenta de que la vida es poliédrica; que el bien y el mal tienen fronteras tenues y que quien esté libre de pecado que tire la primera piedra”.

A lo largo de este año lo veremos haciendo del expresidente uruguayo José Mujica en Memorias del calabozo y de político corrupto en El reino, de Rodrigo Sorogoyen. Su deseo es seguir aprendiendo; ser como una esponja que absorbe todas las experiencias que va viviendo: “Solo así puedo tener algo que contar porque si no, te interpretas a ti mismo”.

Programado por: Antonio de la Torre. Domingos de mayo en TCM


Escrito por Martes 17 abril 2018

Tags : , ,


Los comentarios están cerrados.