Milos Forman o el triunfo de la libertad

rss

Milos Forman

 

“Prefiero un país libre y atestado de mal gusto a un país refinado pero sin libertades. La censura es el peor de los males”, decía Milos Forman este fin de semana en El País, dentro del obituario que el periodista Gregorio Belinchón dedicaba al cineasta tras su muerte el pasado 13 de abril, a los 86 años de edad. Y es que la lucha en favor de la independencia y la autonomía del individuo fue una de las constantes en la obra de Forman, director de una de las más inspiradoras odas al libre albedrío nunca filmadas: Alguien voló sobre el nido del cuco.

Nacido en Caslav, dentro de lo que hoy es la República Checa, Forman tuvo que padecer en primer lugar el totalitarismo nazi y, más adelante, la represión de la dictadura comunista, un régimen en el que no podía desarrollar su profesión sin injerencias externas, y que le obligó a exiliarse en Estados Unidos. En su país de adopción, y manteniéndose siempre fiel a sus convicciones morales, Forman fue capaz de hacer compatible su ansia de libertad con los gustos del público y de la crítica y logró dos éxitos de dimensiones estratosféricas: por un lado la mencionada Alguien voló sobre el nido del cuco, y por otro Amadeus, el multioscarizado biopic que fabulaba con una enconada enemistad entre los músicos Mozart y Salieri.

En TCM, por supuesto, hemos emitido varias de las mejores película del cineasta, y en el espacio 25 Fotogramas (con motivo de un homenaje especial que le tributamos en 2012) repasamos en su día su vida y su obra. Como recuerdo a su figura, recuperamos aquí un vídeo en el que Forman deja clara su pasión por el séptimo arte desde su más tierna juventud. “¿Quién ese ese al que todos miran como si fuera un dios?”, preguntó la primera vez que asistió a un rodaje. “Es el director”, le respondieron, y desde entonces Forman ya nunca quiso ser otra cosa.

 

 


Escrito por Lunes 16 abril 2018

Tags : ,


Los comentarios están cerrados.