‘La soledad del corredor de fondo’: huyendo a ninguna parte

rss

THE-LONELINESS-OF-THE-LONG-DISTANCE-RUNNER

 

El Free Cinema inglés nació a mediados de los años 50, cuando una serie de directores firmaron un manifiesto en el que exponían sus ideas sobre cómo debía ser el nuevo cine británico. A estos realizadores se les llamó “jóvenes airados”, y uno de ellos era Tony Richardson. Como sus compañeros de generación, una de sus principales revindicaciones era hacer películas realistas, que parecieran casi documentales y que contaran historias cotidianas que reflejaran la situación social y política del país.

La soledad del corredor de fondo es la adaptación cinematográfica de la novela homónima escrita por Alan Sillitoe. El propio Sillitoe escribió el guión para la gran pantalla. Una historia protagonizada por un joven (Tom Courtenay) que es condenado tras cometer un hurto y es ingresado en un correccional. El director del centro descubre pronto las cualidades atléticas que tiene el muchacho y le anima a participar en una carrera de la que, en cierta medida, depende la reputación del centro.

 

Carrera

 

La película refleja las diferencias sociales que dividían a la población de Gran Bretaña; la ruptura generacional que se está produciendo en el país y la falta de futuro y el vacío existencial que sienten los jóvenes (“Yo pensaba que sería maravilloso ser mayor”, dice en un momento dado uno de los personajes del film). Por estos motivos, las promesas que se le hacen al protagonista de un futuro próspero asociado a sus capacidades atléticas son para él palabras vacías y huecas.

Tom Courtenay ganó por este papel el premio BAFTA al actor más prometedor, un galardón que efectivamente marcó el inicio de una fecunda carrera. En el film también aparece Michael Redgrave encarnando a ese director del internado empeñado en convertir a Courtenay en un campeón de la larga distancia, un hombre que cree firmemente que el deporte, y en concreto el atletismo, puede contribuir a la rehabilitación de los jóvenes delincuentes. Casualmente, Michael Redgrave se convertiría en el mismo año del estreno del film (1962) en suegro del director Tony Richardson, que se casó con la hija del respetado intérprete, la también actriz Vanessa Redgrave.

 

Courtenay

 

La soledad del corredor de fondo, por tanto, no tiene nada que ver con un tratado o un manual de ‘running’. Correr es la única manera que tiene el protagonista de escapar hacia ninguna parte, y así queda reflejado en la voz en off que abre la película: “Correr siempre ha sido muy importante en nuestra familia. Sobre todo para escapar de la policía. Es difícil de entender. Todo lo que sé es que hay que correr. Correr sin saber por qué, a través de bosques y campos. Y correr sin una meta, aunque la gente te esté vitoreando. Esa es la soledad que siente el corredor de fondo”.

La soledad del corredor de fondo. Martes 17 de abril a las 15:40 en TCM

Elio Castro / Antonio Martínez

 

 


Escrito por Viernes 13 abril 2018

Tags : , , , ,


Los comentarios están cerrados.