‘Los puentes de Madison’: clásico del cine romántico de los 90

rss

Los puentes de Madison

 

En Los puentes de Madison los hijos del personaje interpretado por Meryl Streep no entienden que, una vez fallecida, no quiera descansar junto a los restos de su marido y prefiera que sus cenizas se arrojen desde un puente. El descubrimiento de unos diarios revela la verdad: su madre vivió una fugaz historia de amor con otro hombre. Ese fue su gran secreto, y con la muerte al fin podía liberarse de él.

Treinta años atrás, mientras sus hijos y su esposo estaban fuera de casa durante unos días, aquel hombre se detuvo ante sus puerta. Era un fotógrafo de la revista National Geographic que quería fotografiar los famosos puentes cubiertos del condado. Ese fue el inicio de un romance breve pero apasionado que les marcaría el resto de sus vidas.

 

Eastwood y Streep

 

Los puentes de Madison es una película construida a base de gestos, detalles y miradas. Los dos protagonistas son personas que, cada uno a su manera, arrastran un vacío en sus vidas. A medida que se van conociendo, se irán dando cuenta de lo mucho que se necesitan el uno al otro. “Hay algo especial en la personalidad de esta ama de casa italoamericana”, dice Clint Eastwood, director y protagonista del film. “Tiene tal sinceridad, tal sencillez, tal belleza interior, que creo que es algo que ese hombre nunca ha encontrado en sus viajes por el mundo haciendo reportajes. Eso es lo que sucede. Él es una excepción en la comunidad. Ella también es una excepción en su comunidad, y sienten una especie de atracción mutua. Inician una relación romántica, y entonces el gran problema, claro, es cómo se resuelve ese tema, si es que va a resolverse”.

La película está basada en una novela que tuvo mucho éxito en los Estados Unidos. Tras pasar por las manos de Spielberg y Sydney Pollack, el proyecto acabó en manos de Clint Eastwood, que vivía uno de los mejores momentos de su carrera. Después de los éxitos de Sin perdón o En la línea de fuego el director dio un giro de 180 grados en su trayectoria para mostrarnos su vena más romántica.

 

Eastwood

 

Eastwood sólo puso una condición para aceptar el proyecto: que su pareja fuera Meryl Streep. Y acertó de pleno, ya que el éxito de la película se basa en gran parte en la buena química que hay entre ellos. El director tuvo mucho cuidado en mantener una atmósfera íntima y cordial durante el rodaje y fue muy escrupuloso a la hora de rodar las escenas de amor, durante las cuales todo el equipo técnico desalojaba el plató, con la excepción del cámara. Tanta intimidad y ternura hizo que algunas revistas sensacionalistas hablaran de un romance real entre los protagonistas, un rumor que no era cierto. Eso sí, la película debió calar muy hondo en Eastwood, ya que acabó llamando a su hija pequeña Francesca, como el personaje de Meryl Streep.

Un romance otoñal que el público convirtió en un éxito de taquilla y que posee escenas, como la despedida de la secuencia final, que se han convertido en clásicos del romanticismo cinematográfico.

Los puentes de Madison. Domingo 9 de diciembre a las 22:05 en TCM

Elio Castro


Escrito por Domingo 25 marzo 2018

Tags : , , ,


Los comentarios están cerrados.