‘Pozos de ambición’: el nacimiento de las petroleras según P.T. Anderson

rss

pozos de ambición

 

Paul Thomas Anderson es ya todo un clásico del cine contemporáneo. Un director que ha sido capaz de colarse por las rendijas del pasado de su país para contar cómo se ha ido formando paulatinamente esa idea colectiva que se llama Estados Unidos de América.

Paul Thomas Anderson nació en 1970 en Studio City, un distrito del Valle de San Fernando al otro lado de las colinas de Hollywood. Desde muy joven se interesó por el mundo del cine, empapándose con decenas y decenas de títulos gracias a las cintas de video. “Hacer una película es como perforar un pozo de petróleo. No sabes si encontrarás algo, pero sigues perforando con empeño, con la esperanza de extraer algo que merezca la pena”, explica el cineasta.

Enlazando con esta metáfora, Pozos de ambición es una despiadada visión del nacimiento de las grandes corporaciones petrolíferas norteamericanas. La película consiguió en 2007 el Oso de Plata al mejor director en el Festival de Berlín y obtuvo ocho nominaciones a los Oscar, de las cuales acabó ganando dos: mejor fotografía y mejor actor. “Una vez que leí el guión, el asunto estaba claro. Era imposible que rechazara participar en una película así. Afortunadamente tuve mucho tiempo para prepararme, ya que nadie quería poner el dinero”, explica el protagonista del film, Daniel Day Lewis.

 

Daniel

 

El referente clásico más evidente de la película es Gigante, dirigida por George Stevens y protagonizada por Rock Hudson, Elizabeth Taylor y James Dean. Los dos títulos tratan el tema del petróleo, y cómo su descubrimiento modifica rápidamente el tradicional modo de vida de una comunidad. Pero hay más puntos en común entre ambos films. Hay una misma preocupación estética, y las dos son películas que abarcan varias décadas, con sucesivas generaciones que van apareciendo en el relato. De hecho, la presencia de los descendientes y la transmisión de conocimiento y de afecto entre padres e hijos es uno de los temas recurrentes en la filmografía de Paul Thomas Anderson.

Otra de las indiscutibles influencias de Paul Thomas Anderson es Robert AltmanBoogie Nights, con su reparto coral, está influida por Nashville, y Magnolia por Vidas cruzadas, con esas historias paralelas que se van alternando. Además, Paul Thomas Anderson, como Altman, es un purista de la puesta en escena y de los diálogos, dos marcas de fábrica que por supuesto están muy presentes en Pozos de ambición, en la que también sobresale la banda sonora de su colaborador habitual Jonny Greenwood.

Pozos de ambición. Viernes 9 de marzo a las 19:25 en TCM

Elio Castro


Escrito por Miércoles 14 febrero 2018

Tags : , ,


Los comentarios están cerrados.