Nominadas BAFTA (2): “El instante más oscuro’ y ‘Dunkerque’

rss

Dunkerque

 

Lo lógico y normal en esta serie de posts que estamos escribiendo sobre las películas nominadas a los BAFTA (18 de febrero en TCM) habría sido dedicar una reseña a cada una de las cinco candidatas. De hecho, era lo que teníamos pensado hacer. Sin embargo, cualquiera que haya visto estos cinco títulos se habrá dado cuenta de que hay dos que, pese a sus evidentes diferencias, hablan casualmente de lo mismo. Dos películas ubicadas en el mismo momento de la II Guerra Mundial y a las que, geográficamente, sólo separan unos 40 kilómetros: más o menos la distancia entre Inglaterra y Francia a través del canal de la Mancha.

A este lado del estrecho, Dunkerque describe el drama de las tropas británicas que, atrapadas en un callejón sin salida, intentan regresar a su país antes de ser aniquiladas por el ejército alemán. Al otro lado, en Inglaterra, El instante más oscuro nos habla de los denodados esfuerzos que el gobierno de la nación, comandado por Churchill, hace para salvar a sus hombres de una masacre que podría tener consecuencias funestas para el desarrollo de la contienda.

Las dos películas, sus líneas narrativas, se desarrollan más o menos en paralelo. Y no sólo eso. Siguiendo una estructura genuinamente ‘nolaniana’, ambas acaban convergiendo en un mismo clímax, algo que, si se nos permite el experimento, nos ha animado a mezclarlas y a escribir un post con una estructura que sería del gusto del director británico. Poned música de Hans Zimmer de fondo (tic tac, tic tac) y preparaos para un día de playa un tanto agitado.

Londres, 10 de mayo de 1940

 

4106_D015_00585_R_CROPGary Oldman stars as Winston Churchill and Ben Mendelsohn as King George VI in director Joe Wright's DARKEST HOUR, a Focus Features release.Credit: Jack English / Focus Features

 

Mientras Hitler (que ya ha invadido Polonia, Checoslovaquia, Dinamarca y Noruega) campa a sus anchas por Europa, los británicos han perdido definitivamente la fe en su líder, Neville Chamberlain. El parlamento reclama un nuevo Primer Ministro, alguien que sea capaz de sacar al país de una crisis sin precedentes, y es justo aquí donde Joe Wright y el guionista Anthony McCarten sitúan el inicio de El instante más oscuro: en el momento en que Winston Churchill (interpretado por un Gary Oldman que es gran candidato no sólo al BAFTA, sino también al Oscar) acepta a instancias de Jorge VI su nuevo cargo.

 

Norte de Francia, 10-21 de mayo

 

Acorralados

 

Tras invadir Holanda y Bélgica, las insaciables divisiones panzer alemanas entran en Francia a través de las Ardenas. En un magistral movimiento que ha pasado a la historia con el nombre de Corte de Hoz, los nazis comienzan a avanzar hacia el noroeste y empujan a las tropas aliadas hacia el mar. Cientos de miles de soldados británicos, franceses y belgas quedan así atrapados a orillas del Canal de la Mancha, en las playas de la localidad que da nombre al film de Christopher Nolan: Dunkerque.

 

Londres, 13-25 de mayo

 

4106_D023_00001_R_CROPLily James stars as Elizabeth Layton and Gary Oldman as Winston Churchill in director Joe Wright's DARKEST HOUR, a Focus Features release.Credit: Jack English / Focus Features

 

Tras presentarse en el parlamento y pronunciar en su primer discurso una de sus más célebres frases (“Nada puedo ofrecer más que sangre, esfuerzo, lágrimas y sudor”), Churchill forma un gabinete de guerra para hacer frente a la delicada situación. Aunque las fuerzas germanas parecen mostrar una gran superioridad, el nuevo primer ministro insiste en seguir luchando (“Victoria a toda costa”), una postura que no comparten la mayoría de miembros del gabinete.

Paradójicamente, pese a lo que el espectador podría presagiar antes ver ambos films, todos estos discursos, reuniones y deliberaciones, todos estos combates de salón, son mostrados por Joe Wright con un despliegue de pirotecnia visual (tomas cenitales, planos secuencia…) superior en muchos momentos al utilizado por su compatriota Nolan en pleno campo de batalla.

Wright ya había demostrado sobradamente su querencia por las piruetas fotográficas y los retos estilísticos en títulos como Anna Karenina. Además, ya había estado en el frente. Y es que en 2007 también relató el episodio de Dunkerque en Expiación, la adaptación al cine de la novela de Ian McEwan.

 

Dunkerque, 22-26 de mayo

 

Soldados

 

Mientras los políticos discuten acaloradamente en Londres, en la playa de Dunkerque reina el silencio. Y la desesperación. Los soldados de Nolan, atrapados al otro lado del estrecho, apenas hablan. Su mutismo nos impide conocer sus historias individuales, sus circunstancias. Sólo sabemos que quieren sobrevivir, amenazados como están por unas tropas alemanas a las que nunca vemos. Un enemigo invisible que ataca por tierra, sí, pero, sobre todo por mar y aire.

Lo que Nolan nos propone en este tenso compás de espera en la costa francesa es una experiencia inmersiva. Un crudo retrato del más elemental de los instintos: el ansia de supervivencia. Aquí ya no hay banderas, ni naciones, ni honor, ni estrategia militar… Lo único que importa es embarcarse en cualquier cosa que flote y llegar a esa Inglaterra que casi pueden ver en la otra orilla. “En la supervivencia no hay justicia. Hay miedo y egoísmo”, dice uno de los reclutas mientras esperan. Mientras aguardan a que los burócratas decidan su suerte.

 

Londres, 25 de mayo

 

rescate

 

Al otro lado del mar, Churchill está también acorralado. Asediado por gran parte de los miembros de su gabinete, que le instan a firmar una deshonrosa tregua con Hitler. Tras buscar sin éxito la ayuda norteamericana, Churchill (“mi cerdito”, como le llama cariñosamente su esposa) acaba teniendo una idea desesperada. Llama al almirante Bertram Ramsay y le ordena que movilice todas las embarcaciones civiles disponibles para ir a Dunkerque. Una operación un tanto disparatada que necesita un nombre en clave para parecer más seria de lo que es. Ramsay mira a su alrededor y su vista se fija en uno de los generadores que proporcionan electricidad al búnker subterráneo. “Dinamo“, leemos en letras metálicas sobre el alternador.

 

Canal de la Mancha (mar), 26 de mayo-2 de junio

 

Rylance

 

Junto a varios destructores y naves militares, unas 400 embarcaciones civiles (frágiles veleros, endebles barcos de recreo, pesqueros…) zarpan finalmente rumbo a Francia a través del canal de la Mancha. Bajo ellos, la estrecha franja de mar que separa Inglaterra de la Europa continental dominada por los nazis (“Si permitimos una matanza al otro lado del canal, nos quedaremos sin hogar”). Sobre sus cabezas, el amenazante rugido de los aviones de la Luftwaffe.

Nolan necesita un rostro que personifique el valor de todos aquellos que se jugaron el pellejo en un episodio también conocido como ‘el milagro de Dunkerque’. Y lo encuentra en un soberbio actor rescatado a su vez por Spielberg para el cine ‘mainstream’: Mark Rylance. “Nosotros hemos enviado allí a los jóvenes. Está bien que vayamos a recogerlos”, afirma el improvisado héroe.

 

Canal de la Mancha (aire), 26 de mayo-2 de junio

 

Tom Hardy

 

La batalla, como hemos dicho, no sólo se libra en el mar. En el aire, los aviones alemanes intentan abortar la evacuación bombardeando el muelle y todas aquellas embarcaciones que intentan zarpar desde Dunkerque. Afortunadamente, Christopher Nolan ha puesto en el cielo un ángel con el rostro de Tom Hardy. Otro héroe que, junto al resto de pilotos de la RAF, resultará determinante para que la operación, nunca mejor dicho, llegue a buen puerto.

 

Londres – costa inglesa, 4 de junio

 

Discurso

 

El 4 de junio, tras varios días de evacuación, llega finalmente a las costas inglesas el último contingente de tropas rescatadas. Y es aquí, después de que nada menos que 338.000 soldados hayan logrado regresar a su país, cuando convergen finalmente Dunkerque y El instante más oscuro (subid la música de Zimmer a tope). Dos películas (alerta spoiler) que encuentran su clímax final en el mismo punto: el legendario discurso que Winston Churchill dio ese mismo día en la cámara de los comunes.

En Dunkerque, lo escuchamos de boca de un soldado que lee un periódico. En El instante más oscuro, es el propio Gary Oldman quien, en la piel del primer ministro, lo declama con pasión. En ambos casos suena igual de poderoso: “Seguiremos hasta el final. Lucharemos en Francia. Lucharemos en los mares y los océanos. Lucharemos en el aire cada vez con más fuerza y confianza. Defenderemos nuestra isla cueste lo que cueste. Lucharemos en las playas. Lucharemos en las pistas de aterrizaje. Lucharemos en los campos y en las calles. Lucharemos en las montañas. Nunca nos rendiremos”.

Nada más británico, desde luego,para presentarse a unos premios de la academia británica. Y para un país (no nos podemos sustraer a esta interpretación) que en los últimos meses se replantea su lugar en Europa.

El instante más oscuro (9) y Dunkerque (8) optan a 17 premios en la ceremonia de los BAFTA (domingo 18 de febrero a las 23:00 en TCM)

Diego Soto


Escrito por Jueves 8 febrero 2018

Tags : , , ,


Los comentarios están cerrados.