Día del periodista: plumillas en TCM

rss

primera plana

 

Dice la Iglesia, que le canonizó en 1923, que San Francisco de Sales fue uno de los primeros periodistas. Nacido en Saboya a mediados del siglo XVI, el joven Francisco se instaló en su juventud en la zona de Chablais y allí, con la intención de convertir a la mayoría calvinista al catolicismo, se dedicó a imprimir folletos y a distribuirlos entre la población. Esta tarea “informativa” le hizo pasar a la posteridad como patrón de los periodista y escritores, y por eso cada 24 de enero (día de San Francisco Sales) se celebra en España el Día del Periodista.

Desde que San Francisco empezara a repartir sus octavillas, han sido muchos los que se han dedicado a la distribución de información, y bastantes de ellos, claro, han sido retratados por el cine. En unos días en los que, gracias a Spielberg y Los archivos del Pentágono, el cine de reporteros está de moda, pasamos a homenajear a algunos plumillas que estos días ejercen su profesión dentro de la programación de TCM.

 

Hildy Johnson y Walter Burns (Primera plana, 13/2 en TCM)

 

the-front-page

 

“Cásese con un enterrador o con un verdugo. Con quien sea, menos con un periodista”. La mente calenturienta de Billy Wilder (rellena, ya sabéis, de cuchillas de afeitar) sólo podía ofrecer una visión cínica de la canallesca: “Los periodistas son un hatajo de pobres diablos, con los codos raídos y los pantalones llenos de agujeros, que miran por la cerradura y que despiertan a la gente a medianoche para preguntarle qué opina de Fulanito o Menganita. Que roban a las madres fotos de sus hijas violadas en los parques. ¿Y para qué? Pues para hacer las delicias de un millón de dependientas y amas de casa. Y, al día siguiente, su reportaje sirve para envolver un periquito muerto”.

Jack Lemmon y Walter Matthau interpretaban a los inolvidables protagonistas de una historia original de Ben Hecht y Charles MacArthur que se llevaba al cine por tercera vez.

 

Guy Hamilton (El año que vivimos peligrosamente, 16/2 en TCM)

 

THE YEAR OF LIVING DANGEROUSLY, Linda Hunt, Mel Gibson, 1982, (c) MGM

 

Guy Hamilton, periodista australiano interpretado por Mel Gibson, se desplazaba a la convulsa Indonesia de 1965 para informar sobre su compleja situación política, marcada por el derrocamiento del periodista Sukarno. Peter Weir lograba uno de sus primeros grandes éxitos en una película en que la estrella de la función acabó siendo Linda Hunt en su papel del fotógrafo Billy Kwan.

Dennis Hopper (Apocalypse Now, 29/1 en TCM)

 

Hopper

 

Otro reportero (este fotoperiodista) que, como Mel Gibson, decide hacer una visita al sudeste asiático en el momento más inoportuno. A Dennis Hopper sin embargo (le llamaremos directamente así, ya que en el film no tiene nombre) se le ve mucho más despreocupado. En primer lugar porque su personaje está completamente chiflado, y en segundo lugar porque el propio actor, aficionado al alcohol y las drogas, tampoco tenía la cabeza en condiciones mucho mejores. “¿Qué necesitas de mí para hacer tu papel?”, le preguntó Coppola. “Alrededor de una onza de cocaína”, respondió Hopper.

 

Maziar Bahari (Rosewater, 25/2 en TCM)

 

Rosewater

 

En Rosewater, ópera prima del cómico y presentador Jon Stewart, Gael García Bernal recrea el drama real por el que tuvo que pasar el periodista londinense Maziar Bahari, detenido en 2009 en Irán, acusado de espía y sometido a torturas durante cuatro meses. El título hace alusión al olor a agua de rosas que desprendía el captor del reportero, a quien Bahari, que tenía los ojos vendados, no podía ver.

 

Selena St. George (Eclipse total, 30/1 en TCM)

 

Jason Leigh

 

En Eclipse total, la adaptación al cine de la novela de Stephen King Dolores Claiborne, Jennifer Jason Leigh interpreta a una periodista neoyorquina a la que el éxito profesional no ha podido apartar de la depresión y el alcoholismo.

 

Charles Foster Kane (Ciudadano Kane, 29/1 en TCM)

 

Kane

 

 

¿Es un magnate de la prensa un periodista? Técnicamente no, pero no podíamos cerrar este post sin recordar a Charles Foster Kane, alter ego de William Randolph Hearst en el debut en el cine de Orson Welles.

Ya que estamos abordando este post desde la vertiente periodística, merece la pena recordar que a Hearst no le hizo ninguna gracia el film, y que prohibió que la película se publicitara en sus periódicos (17 cabeceras en total). El boicot, que incluía difamación y publicación de noticias falsas, dañó de forma severa la promoción de Ciudadano Kane.

Diego Soto

 


Escrito por Miércoles 24 enero 2018

Tags : , , ,


Los comentarios están cerrados.