Tarantino y ‘Abierto hasta el amanecer’: un guión a cambio de maquillaje

rss

Abierto hasta el amanecer

 

No es habitual que los efectos de maquillaje (un apartado fundamental en muchas películas, pero siempre supeditado a departamentos más importantes como el guión o la dirección) desempeñe una labor fundamental en la génesis de un film. No obstante, eso es exactamente lo que sucedió en Abierto hasta el amanecer, el divertidísimo homenaje de Robert Rodriguez al cine de monstruos de serie B.

La culpa de todo la tiene una compañía de nombre KNB, un acrónimo que recoge las iniciales de sus tres socios fundadores: Robert Kurtzman, Greg Nicotero y Howard Berger.

Creada en 1988, KNB EFX Group es una de las empresas del sector más importante en Hollywood, y ha sido la responsable del maquillaje de títulos como La milla verde, Sin City, Las crónicas de Narnia o, más recientemente, la serie The Walking Dead. Sin embargo los comienzos nunca son fáciles, y por eso, nada más arrancar el proyecto, Robert Kurtzman creyó que sería buena idea que ellos mismos pensaran en una película en la que los efectos de maquillaje fueran especialmente relevantes. Una película que, además, también producirían.

Fue así como Robert Kurtzman ideó la historia de dos hermanos que, huyendo de las autoridades, acaban refugiándose en un siniestro bar de carretera regentado por terrible vampiros. Un relato que les serviría para demostrar sus dotes como maquilladores y hacerse un nombre en la industria.

 

Maquillaje

 

Pero una sinopsis nunca es suficiente para vender un proyecto, y Kurtzman se vio obligado a contratar a un joven guionista (de nombre Quentin Tarantino) para que escribiera el resto de la película. El presupuesto con el que contaba era casi ofensivo (1.500 dólares), pero al guionista, empleado a tiempo parcial en un videoclub, le daba igual. De hecho, era la primera vez que le pagaban por escribir algo, así que cogió el dinero encantado. Sólo puso una condición: ¿Podría KNB encargarse gratis del maquillaje de su primer film? Era un thriller muy modesto, pero tenía una escena delicada en lo referente al maquillaje. Una secuencia en la que un hombre le arrancaba una oreja al otro.

Kurtzman aceptó este ‘Quid pro quo’ (que diría Hannibal Lecter) y de este modo KNB no sólo se encargó del maquillaje de la ópera prima del guionista (titulada Reservoir Dogs) sino que acabó colaborando con él en títulos posteriores como Pulp Fiction, Malditos bastardos o Django desencadenado.

 

Rodriguez

 

Seis años después, una vez que el guionista se hubo convertido en la gran promesa del cine mundial, no tuvo problemas en convencer a su amigo Robert Rodriguez para que dirigiera la historia de Kurtzman (siempre que le dejara un papel como protagonista). Miramax acabó financiando el film y La teta enroscada se llenó de todos esos maravillosos monstruos que KNB ideara en su día (incluso Kurtzman, Nicotero y Berger interpretaron a alguno de ellos). Como diría un moderno, un ‘win win’ en toda regla.

Abierto hasta el amanecer. Lunes 19 de febrero a las 14:10 en TCM

Diego Soto

 


Escrito por Jueves 18 enero 2018

Tags : , , , , , ,


Los comentarios están cerrados.