‘La fuga de Logan’: clásico distópico de los 70

rss

La fuga de Logan

 

Desde los tiempos de Metrópolis, de Fritz Lang, las distopías futuristas han sido una constante en el cine. La década de los 70, en particular, fue especialmente fecunda para el género, gracias a títulos como THX 1138 de George Lucas, Cuando el destino nos alcance de Richard Fleischer o Rollerball de Norman Jewison.

De todas ellas, la que tuvo un mayor éxito comercial fue La fuga de Logan. Michael Anderson, el director británico de La vuelta al mundo en 80 días, fue el elegido para llevar al cine la novela homónima escrita por William F. Nolan y George Clayton en 1967. En ella se nos describía un futuro post-holocausto nuclear en el que los pocos habitantes que quedan en la Tierra viven en un complejo de cúpulas entregados al ocio y al placer, ya que las máquinas se encargan de todo. A cambio, sin embargo, pagan un precio: para mantener estable el número de habitantes, todos deben morir al cumplir los 30 años. Al llegar a esa edad, supuestamente se reencarnan en un clon que les sustituye a través de una ceremonia llamada el Carrusel. Sin embargo, algunos no acceden a someterse al suicidio voluntario e intentan huir. Es ahí donde entran en juego los Vigilantes, una especie de policía encargada de perseguirles. El protagonista de esta historia es uno de esos funcionarios. Un Vigilante que un día descubre la cruda verdad: nadie se ha renovado nunca. Es entonces cuando se plantea la huida fuera de las cúpulas, hacia un lugar mítico llamado Santuario, y en el que la leyenda cuenta que la gente puede envejecer. Para ello contará con la ayuda de una chica que pertenece a los rebeldes. De esta forma, el Vigilante se convertirá en fugitivo.

 

La fuga de Logan

 

La fuga de Logan está protagonizada por dos actores británicos de gran popularidad en la década de los 70: Michael York, al que habíamos visto en Cabaret Asesinato en el Orient Express, y Jenny Agutter, la protagonista de Equus. También nos encontramos con dos agradables sorpresas: la rubia Farrah Fawcett, a punto de convertirse en estrella televisiva gracia a Los ángeles de Charlie, y el veterano Peter Ustinov, que interpreta al primer hombre viejo que conocen los protagonistas.

La película ganó el Oscar a los mejores efectos visuales, algo que, visto hoy en día, resulta casi increíble, ya que es lo que peor ha envejecido del film, hasta el punto de que puede producir cierto sonrojo en el espectador actual. Hay partes, sin embargo, que están bastante bien conseguidas, como la escena en la que la pareja protagonista descubre un Washington post-apocalíptico con el Capitolio y la estatua de Lincoln cubiertos por la hiedra.

La fuga de Logan fue un gran éxito comercial, e incluso dio pie a una serie de televisión emitida entre 1977 y 1978. En los años posteriores influyó a varias películas, como por ejemplo La isla (2005) de Michael Bay, y desde hace bastante tiempo la Warner intenta levantar una nueva versión que estaría protagonizada por Ryan Gosling. Un proyecto que, de momento, no se concreta. Hasta que llegue el día, podéis ver la película original en TCM, un clásico de la ciencia ficción de los 70 que hoy en día se ve como una verdadera delicia kitsch.

La fuga de Logan. Domingo 14 de enero a las 22:00 en TCM

Elio Castro


Escrito por Viernes 12 enero 2018

Tags : ,


Los comentarios están cerrados.