Especial óperas primas: cineastas vírgenes

rss

virgenes-suicidas

 

Las primeras películas de los directores son observadas siempre con lupa. En algunos casos pesa demasiado el apellido. Es el caso de Sofia Coppola. Finalmente, la hija del director de El padrino superó todas las expectativas y salió airosa cuando estrenó Las vírgenes suicidas. La prensa habló entonces de “una pequeña, escondida y sincera maravilla” y muchos opinan que, pasados los años, es aún lo mejor de su filmografía.

De Tom Ford se conocía su arte como diseñador de moda en firmas como Gucci o Yves Saint Laurent, pero nadie sabía si podía hilar bien una historia contada en imágenes. Su primer “traje” cinematográfico tuvo unas hechuras impecables y de Un hombre soltero se escribió que era “un trabajo sorprendente para un debutante. Un prometedor debut”.

Orson Welles pudo presumir toda su vida de que su primer largometraje, Ciudadano Kane, fuera considerado la mejor película de la historia del cine. Sin embargo, otros realizadores primerizos no tuvieron tanta suerte. Charles Laughton disfrutaba de una brillante carrera como actor cuando, a los 55 años, decidió ponerse tras las cámaras. El resultado fue La noche del cazador, protagonizada por Robert Mitchum y Lilian Gish. Cuando se estrenó, fue un fracaso en las taquillas y los críticos se cebaron con ella. Laughton, decepcionado, no volvió a dirigir nunca más. Sin embargo, con el tiempo, La noche del cazador está considerada como una indiscutible obra maestra, un clásico imperecedero.

 

Laughton

 

Aparte de los especialistas en el mundo del cine, muy pocos conocían al guionista y novelista Steven Craig Zahler. Su primer film, Bone Tomahawk, una mezcla de western y cine gore, fue calificada como una “excéntrica y brillante ópera prima”. Desde entonces todos esperan ver su segundo trabajo, Brawl in Cell Block 99, recientemente estrenado en Estados Unidos.

Todos los domingos del mes de diciembre, los espectadores de TCM podrán ver todas estas óperas primas y muchas más, como por ejemplo Doce hombres sin piedad de Sidney LumetMalas tierras de Terrence Malick o ¿Quién llama a mi puerta? de Martin Scorsese. Títulos que fueron un punto de partida de una prestigiosa carrera que, en muchos casos y afortunadamente, aún no ha terminado.

 

 

Una ópera prima muestra la personalidad cinematográfica y el nacimiento de un universo propio que, con los años, se irá desarrollando. En Clerks de Kevin Smith, otro de los títulos que se podrá ver en TCM, conocimos por primera vez a Jay y a Bob el Silencioso, dos personajes que volveríamos a ver en Mallrats, Persiguiendo a Amy, Dogma, Jay y Bob el Silencioso contratacan y Clerks II.

¿Quién teme a Virginia Woolf? fue el debut en las pantallas, tras un prestigioso recorrido teatral, de Mike Nichols. El film obtuvo 13 nominaciones a los Oscar y ganó cinco, entre ellos el de mejor actriz para Elizabeth Taylor. El éxito de crítica y público del film supuso la inmediata consolidación en Hollywood de Nichols, quien un año después estrenaría El graduado.

Las óperas primas son, en definitiva, un pistoletazo de salida en el que se puede apreciar el estilo y las intenciones de un realizador. Si tiene una mirada original y propia, si va a renovar géneros o el lenguaje cinematográfico o si opta por seguir caminos ya transitados por otros autores. A los espectadores de TCM les espera durante todos los domingos del mes de diciembre todo un festín cinematográfico con los primeros pasos en el cine de unos grandísimos autores.

Especial óperas primas. Domingos de diciembre en TCM


Escrito por Jueves 7 diciembre 2017

Tags : ,


Los comentarios están cerrados.