‘El último tango en París’: Bertolucci y el vacío existencial

rss

el último tango en paris

 

En 1973 varios periódicos franceses publicaron una curiosa noticia: en Perpiñán, una ciudad de menos de 90.000 habitantes cercana a España, 110.000 personas habían visto una misma película entre los meses de enero y junio. El film llegó incluso a exhibirse con subtítulos en castellano en varios cines de la localidad.

En nuestro país, todavía bajo el régimen de Franco, la película estaba prohibida, y muchos de estos espectadores esperaban ver una cinta pornográfica. Sin embargo, se encontraron con otra cosa, porque ese largometraje, El último tango en París, era en realidad una película sobre la angustia y la soledad humanas.

Bernardo Bertolucci dio a Marlon  Brando libertad total para interpretar a su personaje, un hombre desesperado que vive un gran vacío interior tras el sucidio de su esposa y que se encierra en un piso junto a una joven a la que acaba de conocer. Un vacío que, según el director, representaba también el vacío existencial que asolaba Occidente.

 

Bertolucci

 

María Schneider, la protagonista femenina, había sido elegida para el papel entre cientos de aspirantes. Era hija de una modelo y de un actor que nunca la reconoció. Cuando rodó El último tango en París tenía sólo 19 años, y aunque ya había intervenido en algunas producciones, siempre confesó que la experiencia de rodar al lado de un monstruo sagrado como Brando le marcó profundamente.

Después del rodaje sufrió una crisis personal, y su carrera quedó de alguna manera condicionada por esa película. La escena más polémica, y que dio pie a toda clase de fantasías eróticas, fue la de la mantequilla que utiliza el personaje de Brando para sodomizar a la chica. Recientemente, Bertolucci confesó que engañó a María Schneider y que, compinchado con Brando, nunca le explicó lo que se iba a rodar.

 

Mantequilla

 

La película se estrenó en Francia y en Italia a finales de 1972, y unos meses después en Inglaterra. Allí, algunas organizaciones feministas se manifestaron en contra del film, porque, en su opinión, degradaba el papel de la mujer, convirtiéndole en un mero objeto sexual. En Italia, incluso, las presiones del Vaticano consiguieron que fuera retirada.

La banda sonora, con un famoso tango como tema central, fue compuesta por el argentino Gato Barbieri, un complemento indispensable de una película ya mítica.

El último tango en París. Lunes 18 de diciembre a las 17:50 en TCM

Elio Castro


Escrito por Viernes 24 noviembre 2017

Tags : , , , , ,


Los comentarios están cerrados.