‘Casablanca’: un mito de la cultura popular

rss

 

Aunque ha llovido ya mucho desde su estreno en Nueva York en 1942, y aunque la habremos visto infinidad de veces, ¿seguro que sabemos absolutamente todo de Casablanca? ¿Recordamos, por ejemplo, en qué ciudad nació Rick y por qué no puede regresar a América? ¿Cuál es su apellido? ¿Por qué se estableció finalmente en esa localidad marroquí? ¿Qué día se vieron por última vez en París Rick e Ilsa? ¿De qué color era el vestido que llevaba ella? ¿Qué hacía Ilsa diez años antes de conocer a Rick? ¿Por qué el Capitán Renault cierra el Rick’s Cafe? ¿Dónde estaban ocultos los famosos salvoconductos? ¿De qué país era Víctor Lazslo?

Este jueves TCM vuelve a emitir Casablanca, y los espectadores tendrán así la oportunidad de redescubrir nuevos detalles sobre uno de los títulos más legendarios de la historia del cine. Un clásico incombustible que nunca pasa de moda y con el que siempre es un placer reencontrarse.

 

 

Casablanca estaba destinada a ser en un principio una película más de las que los estudios rodaban para levantar el ánimo de los espectadores en plena II Guerra Mundial. Su idea central se puede resumir en una de las frases que Humphrey Bogart le dice a Ingrid Bergman cuando se despiden en el aeropuerto: “Los problemas de tres pequeños seres no cuentan nada en este loco mundo”. Es decir, todo el mundo debía sacrificarse para intentar vencer a los nazis, incluso renunciando al amor.

El guión estaba basado en una pequeña obra teatral titulada Everybody comes to Rick’s que nunca llegó a estrenarse. Warner compró sus derechos y el rodaje comenzó a finales de mayo de 1942 sin que los diálogos estuvieran completamente terminados. El director Michael Curtiz tenía a tres escritores trabajando diariamente mientras la película se iba completando. No es extraño, por tanto, que ni Humphrey Bogart ni Ingrid Bergman supieran cómo iba a acabar la historia. “¿De quién estoy enamorada? ¿De Víctor Lazslo o de Rick?”, preguntaba una y otra vez Ingrid Bergman al director. “No se sabe todavía”, le contestaba el realizador. “Intenta encontrar un punto intermedio”.

 

 

Incluso el famoso final del filme, “presiento que este es el comienzo de una hermosa amistad”, estuvo a punto de ser distinto. Estaban previstas varias alternativas pero uno de los productores sugirió el histórico diálogo entre el Capitán Renault y Rick. Y, efectivamente, mientras los dos caminaban sobre un aeropuerto envuelto en niebla, se iniciaba no ya una amistad, sino un largo idilio del público con la película.

En 1944 Casablanca ganó los Oscar a Mejor Película, Mejor Director y Mejor Guion. Y más de siete décadas después, la relación con los espectadores parece cada vez más y más fuerte. No importa cuántas veces se vuelva a ver. Siempre hay algo que nos parece completamente nuevo en Casablanca, como si acudiéramos por primera vez a la noche de su estreno hace más de tres cuartos de siglo.

 

 

Casablanca. Jueves 24 de mayo a las 17:25 en TCM

 

 


Escrito por Jueves 23 noviembre 2017

Tags : , ,


Los comentarios están cerrados.