‘Old Boy’: la venganza se sirve fría

rss

Old Boy

 

En el año 2000 el director surcoreano Park Chan-Wook estrenaba la que, por aquel entonces, se convirtió en la película más taquillera de la historia de su país: Joint Security Area. Ese tremendo éxito le dio libertad para acometer proyectos más personales y en 2002 presentó su siguiente film, Sympathy for Mr. Vengeance, un título que abría la llamada “trilogía de la venganza” y con el que Park Chan-Wook pretendía reflexionar sobre un sentimiento que, pese a la fascinación que parece ejercer en él, el cineasta siempre ha declarado que le parece innecesario y fútil.

Old Boy (2003) es la segunda entrega de esa serie, y sin ninguna duda la mejor película de un tríptico que se cerraría en 2005 con Sympathy For Lady Vengeance.

Basado en un manga de Garon Tsuchiya y Nobuaki Minegishi (editado en España por Random House), el film cuenta la historia de Oh Dae-su, un hombre que es encerrado en una habitación durante 15 años. Liberado de forma inesperada después de esa década y media de cautiverio, Oh Dae-su dispondrá de cinco días para descubrir el misterio de secuestro y vengarse de sus captores.

 

 

Rodada de forma absolutamente impecable, Old Boy es una película que te atrapa desde su primer fotograma. Literalmente. Y es que, sin darnos casi tiempo a acomodarnos en nuestro asiento, Park Chan-Wook  nos lanza en la primera escena una imagen que resulta poderosamente magnética: en lo alto de una azotea, un hombre sujeta a otro de una corbata impidiéndole caer al vacío. A partir de ahí, empujado por la necesidad de saber, el espectador se deja llevar sin pestañear durante los siguientes 120 minutos por una mezcla de tragedia griega y neo-noir en la que, paradójicamente, los sentimientos más toscos y primarios (la violencia, la sed irracional de venganza, la brutalidad) son utilizados para construir una obra de gran fuerza y belleza visual.

 

Corbata

 

Entre los muchos fans de un film que contribuyó a la explosión del cine coreano de principios del siglo XXI (pensemos en Kim Ki-dukBong Joon-ho), se encuentra Quentin Tarantino, que en el festival de Cannes de 2004 otorgó a Old Boy el Gran premio del Jurado (del que él era presidente).

La película, que también se llevó los premios principales del festival de Sitges, nos ha legado (además de la escena inicial) otras imágenes para el recuerdo: las de su protagonista, por ejemplo, blandiendo un martillo o comiéndose un pulpo vivo, o, sobre todo, la del mismo Choi Min-sik (excelente su interpretación) luchando contra una multitud de enemigos en un pasillo. Un primoroso plano secuencia en el que se resumen mucha de las virtudes del film: estilización de la violencia, pequeñas dosis de humor negro y un magistral uso de la cámara.

 

 

Existe otra versión más reciente de la película dirigida por Spike Lee y protagonizada por Josh Brolin, pero si optáis por ver este remake americano antes que el film original, nosotros también os perseguiremos con un martillo.

Old Boy. Martes 21 de noviembre a las 17:55 en TCM

Diego Soto


Escrito por Miércoles 25 octubre 2017

Tags : , , ,


Los comentarios están cerrados.