San Sebastián día 6: mainstream Vs marginalidad

rss

Marrowbone interior

 

En 1967 el británico Jack Clayton estrenaba una película que, pese a no ser un clásico universalmente reconocido, ha pasado a la historia como una inclasificable joya mezcla de drama familiar, cuento de hadas  y film de terror gótico. La película en cuestión es A las nueve cada noche, y resulta imposible no referirse a ella viendo el titulo que hoy se presentaba en sección oficial fuera de concuso: Marrowbone, el debut en la dirección del guionista Sergio G. Sánchez.

Como en el film de Clayton, Marrowbone cuenta la historia de unos adolescentes que, tras la muerte de su madre, y temerosos de que los servicios sociales les separen, se encierran en una decrépita mansión bajo la promesa de mantenerse juntos para siempre. Las similitudes entre ambos títulos, que también tienen en común la figura masculina como elemento de amenaza, acaban sin embargo en lo argumental. Y es que mientras Clayton optaba por un retorcido tono entre malsano y turbador, Sergio G. Sánchez prefiere envolver su historia en una atmósfera más bucólica y preciosista que remite de forma inequívoca al estilo de quien en esta obra ejerce como productor: Juan Antonio Bayona.

Por su acabado técnico, y por su voluntad de transitar los caminos más reconocibles del género, Marrowbone, una de las apuestas de la temporada de Mediaset, promete arrasar entre el gran público. Sin embargo, la prensa (nosotros la vimos en el pase para acreditados) no ha sido muy benévola con este thriller psicológico protagonizado por jóvenes estrellas internacionales como Anya Taylor-Joy, Charlie Heaton o George MacKay. Desde siempre, este tipo de cine suele ser recibido con abierta hostilidad por los críticos desplazados a la capital donostiarra, y la proyección de Marrowbone ha sido acompañada de algunas risas hirientes que, si queréis conocer nuestra opinión, encontramos totalmente fuera de lugar.

 

Sollers-point

 

Tal vez para ejercer como contrapeso de esta propuesta más convencional, la sección oficial incluía hoy dos películas que, además de pertenecer a un tipo de cine más independiente, se mueven en ambientes claramente marginales. El primero de ellos lleva por título Sollers point, y cuenta la historia de Keith, un joven delincuente que trata de ganarse la vida en un Baltimore asolado por la droga, el desempleo y la segregación racial, un mundo que aquellos que hayan seguido la serie The Wire encontrarán muy familiar. Una película que reflexiona sobre la adicción al conflicto, sobre esa irracional inclinación del ser humano a meterse en problemas, y en la que tiene una pequeña aparición Jim Belushi.

El segundo se titula Soldiers. Story from Ferentari, y traslada la acción del deprimido Baltimore a uno de los barrios más conflictivos de Bucarest (ese Ferentari del título, una especie de Bronx romaní marcado por la prostitución, la exclusión social y el alto porcentaje de población gitana). La película, dirigida por Ivana Mladenovic, es el segundo film rumano que vemos en dos días, aunque no tiene mucho que ver con la excelente Pororoca. Aquí, el interés reside más en cuestiones de tipo antropológico, y en el tratamiento que se da a la relación homosexual entre uno de los protagonistas y un joven gitano (Alberto) que acaba erigiéndose en estrella absoluta de la función.

 

muchos_hijos-un mono y un castillo

 

Y terminamos, como siempre, recordando los equipos que han pasado por los Encuentros TCM Zinemaldia de hoy. Tres venían de muy lejos: The Seeds of Violence (Corea del Sur), From Where We’ve Fallen (China) y La tuit où j’ai nagé (co-producción franco-japonesa ambientada en el país nipón). Los responsables de la cuarta película sobre la que hemos conversado nos resultaban, sin embargo, mucho más cercanos, ya que eran los protagonistas de Muchos hijos, un mono y un castillo, el documental que sobre su propia familia ha dirigido Gustavo Salmerón, y por el que ha sido premiado recientemente en Karlovy Vary.

Diego Soto


Escrito por Miércoles 27 septiembre 2017

Tags : , , , ,


Los comentarios están cerrados.