San Sebastián día 4: realidad subrogada

rss

Unaespeciedefamilia_Fotopelícula_14487

 

Echando un vistazo a las redes sociales, ayer nos encontrábamos un reproche dedicado a todos aquellos que durante estos días nos limitamos a ver películas y a opinar sobre ellas. “Con la que está cayendo (venía a decir más o menos) y la gente pensando sólo en peliculitas”. No le falta razón, ni mucho menos, al autor de la crítica. Sin embargo, en nuestra defensa, hay que decir que muchas veces la pantalla de cine funciona como ventana a través de la cual observar la realidad y reflexionar sobre los temas más candentes de la actualidad. Sobre lo que ocurre ahí fuera mientras nosotros nos refugiamos aquí dentro.

Más o menos es lo que ha ocurrido hoy con dos de los títulos que competían en sección oficial. Dos films muy diferentes, pero con un delicado tema en común: los vientres de alquiler.

En Una especie de familia, dirigida por Diego Lerman, Bárbara Lennie (tan bárbara como siempre) interpreta a una mujer absolutamente desesperada por adoptar a un niño en una zona rural de Argentina. Una región devastada por la pobreza en la que la maternidad subrogada ha acabado convirtiéndose en una de las pocas formas de salir adelante. En un último recurso del que, como suele ocurrir en esto casos, todo el mundo intenta aprovecharse: médico, abogados, funcionarios…

 

 

Como diría el personaje de Antonio de la Torre en El autor (otro de los mejores films a concurso), la película rezuma verdad, y todo en el planteamiento del espinoso dilema que propone resulta absolutamente creíble: la angustia de esa madre adoptiva dispuesta a todo con tal de regresar con un bebé a Buenos Aires; el dolor de la madre biológica; las discusiones (una de ellas antológica) que ambas mantienen… El espectador asiste con tensión (en algunos momentos con muchísima tensión) a las tribulaciones del personaje principal, y tal vez por eso acaba perdonando una de las cuestiones que más controversia podría suscitar: que el punto de vista elegido para tratar este problema sea el de los más favorecidos, y no el de aquellos desheredados obligados a desprenderse de su propia descendencia para sobrevivir.

Para nosotros, sin duda, Una especie de familia es una de las películas del festival, por todo lo expuesto anteriormente y por una escena que, aunque tal vez irrelevante, nos parece uno de los momentos más mágicos del certamen: una plaga de langostas que, de forma totalmente inopinada, sorprende a Lennie en medio del campo. Torpes como somos, no alcanzamos a descifrar su contenido metáforico, pero eso también es el cine: una concatenación de imágenes sugerentes que no siempre acertamos a comprender.

 

LoveMeNot_Fotopelícula_14541

 

También la gestación subrogada está en el argumento de Love Me Not, un film en el que una pareja acomodada recurre a una joven para que alumbre el hijo que tanto desean. En el caso de la película dirigida por el griego Alexandros Avranas, sin embargo, este es sólo el punto de partida de una trama de la que conviene no desvelar nada. Y es que los giros de guión, y la negritud con que la película deconstruye los códigos del ‘film noir’ (‘noir’ es un adjetivo que aquí no resulta lo suficientemente oscuro), son el punto fuerte de una propuesta tremedamente perturbadora en la que converge la influencia de cineastas como el también griego Yorgos Lanthimos, el propio Buñuel o el Billy Wilder de Perdición.

 

Licht_Fotopelícula_13762

 

La competición (que no la sección oficial, que incluía otras proyecciones a las que, aquellos que trabajamos, nos resulta imposible llegar) se cerraba con la alemana Licht, que misteriosamente en los créditos del film y en la nota de prensa se titula de otra manera: Mademoiselle Paradis.

En consonancia con el resto de títulos que estamos viendo, la mayoría notables, la película dirigida por Barbara Albert es un estupendo biopic sobre una joven virtuosa del piano  (Maria Theresia Paradis) que en la Viena del siglo XVIII intenta sobreponerse a la ceguera que padece desde los tres años. Una historia sobre el arte y la superación personal, sobre la marginación que la sociedad dispensa a los imperfectos y sobre la represión de la mujer que refleja la sensibilidad que el comité de selección ha demostrado este año por las historias femeninas. La actriz Maria Dragus está de sobresaliente, y su trabajo se une a otras interpretaciones extraordinarias de mujeres como la mencionada Bárbara Lennie, Sofía Gala (Alanis) o Mélanie Thierry (La douleur).

 

encuentros TCM

 

Y, como siempre, cerramos nuestra crónica diaria haciendo un repaso de las películas de las que, una jornada más, hemos conversado en los Encuentros TCM Zinemaldia. En total han sido cinco films. Uno de la sección Perlas (Custodia compartida, de Xavier Legrand); otro de Zabaltegi Tabakalera (Calipatria) y tres de Nuevos Directores (Tigre, Princesita y Blue My Mind). Historias todas ellas con las que muchos pensaran que intentamos huir de la realidad cuando, justamente, hacemos lo contrario. Simplemente, la miramos desde otro lado. Desde la pantalla de una sala oscura.

Diego Soto


Escrito por Lunes 25 septiembre 2017

Tags : , , , , ,


Los comentarios están cerrados.