Fernando Rey: cien años de un mito del cine español

rss

 

A Fernando Rey le acomplejaban sus mofletes. De hecho, solía aprovechar las pausas en los diálogos para chupárselos desde dentro mientras rodaba, y por eso acabó dejándose barba. Una barba que acompañó una carrera larga, rica y variada que discurrió paralela a las diferentes etapas que vivió el cine español.

Era hijo de un coronel republicano que fue represaliado al término de la Guerra Civil, e, irónicamente, encabezó los carteles del cine franquista dedicado a ensalzar la historia de la España vencedora. Títulos como Reina santa, La princesa de los ursinos, Los últimos de Filipinas y, sobre todo, Locura de amor.

A mediados de los años 50 Juan Antonio Bardem le rescató de las pelucas y los trajes de época y le ofreció buenos papeles en títulos como Cómicos, La venganza o Sonatas. Luego vendría su etapa junto a Buñuel o sus trabajos en el cine internacional, como French Connection, contra el imperio de la droga.

Conforme cumplía años, sus interpretaciones eran cada vez mejores: Elisa, vida mía, Padre nuestro, Diario de invierno

Entre sus últimos papeles, el más recordado fue el del ingenioso hidalgo en El Quijote que Manuel Gutiérrez Aragón rodó para televisión.

Respetado y admirado, sus compañeros le eligieron presidente de la Academia del Cine Español en 1992. Murió dos años después, el 9 de marzo de 1994, a los 76 años de edad. Fernando Rey solía decir que nunca tuvo vocación de actor pero que en cuanto empezó a actuar “se enamoró de esta profesión”.


Escrito por Miércoles 20 septiembre 2017

Tags : , , , , ,


Los comentarios están cerrados.