El perturbador cine de culto de Peter Strickland llega a TCM

rss

Strickland

 

Este mes, dentro de nuestras Noches de autor de los jueves, os ofrecemos la oportunidad de descubrir a un cineasta singular. Un director a contracorriente al que muchos hemos descubierto de forma tardía gracias al reciente estreno en España de sus dos últimas películas: The Duke of Burgundy (2014) y Berberian Sound Studio (2012). Dos pequeñas joyas que TCM emitirá el 10 y 17 de agosto, respectivamente.

En realidad, la filmografía del aún joven Strickland (nació en 1973) no es mucho mayor. En total hablamos sólo de tres películas, la primera de las cuales, Katalin Varga (2009), resume perfectamente la pasión de este inglés con raíces griegas por el cine. “Recibí una herencia por la muerte de un tío mío, y me di cuenta de que esa era la única oportunidad que tenía de hacer un largo. Todo el mundo me dijo que estaba loco, pero yo me pregunté: ‘¿Qué debería hacer con el dinero? ¿Comprarme un piso de una habitación en Bracknell o rodar una película sobre una venganza en Transylvania”, explica con ironía el director.

Esta pasión por el séptimo arte, por autores que van desde los más consagrados (Buñuel, Fassbinder, Tarkovski) hasta aquellos que difícilmente ocuparán un espacio de honor en las enciclopedias más convencionales (Jess Franco, Russ Meyer), queda perfectamente plasmada en los títulos que se podrán ver en el canal. Películas muy referenciales, que beben claramente de otros géneros y otros directores, pero en las que Strickland ha sabido dejar su impronta y a las que, sobre todo, ha dotado de una de sus principales virtudes: una perturbadora atmósfera propia.

 

The Duke of Burgundy

 

En The Duke of Burgundy, confirmando su afición por ese cine que se desarrolla en los márgenes de la industria, Strickland homenajea el cine erótico europeo de los 70. Un género en el que, como hemos señalado antes, el español Jesús Franco ocupa un papel fundamental. “Yo quería trasladar el espíritu de Franco a una película”, reconocía directamente Strickland en una entrevista para El Mundo.  De hecho, la idea inicial era hacer un remake (por encargo) de Lorna the Exorcist, un film de Franco de 1974. Strickland presentó una contraoferta y así surgió esta enfermiza historia sobre la relación sadomasoquista de dos mujeres en la que brilla especialmente la interpretación de la danesa Sidse Babett Knudsen. Un film hiperestilizado, ambientado en una mansión gótica minuciosamente reconstruida, y que se abre con unos delicioso títulos de créditos impregnados de sabor setentero.

 

 

En Berberian Sound Studio el referente es otro subgénero, el giallo, un tipo de cine que también tuvo su mayor vigencia en la década de los 70. Sin embargo, en una apuesta arriesgada que acaba convirtiéndose en uno de los principales valores del film, Strickland opta por obviar todas las imágenes truculentas de este tipo de películas y se acerca al universo que popularizaron autores como Bava o Argento desde una perspectiva exclusivamente sonora. El pequeño gran Tobey Jones es el encargado de encarnar al ingeniero de sonido protagonista de la historia, un profesional que, poco a poco, se irá desquiciando con las violentas imágenes de un film que el espectador nunca llega a ver. Una propuesta hipnótica que rinde también homenaje a los estudios de sonido y a su papel crucial en la postproducción de cine y que hará que nunca volváis a ver las verduras del mismo modo.

 

 

En definitiva, dos extraños y valiosos especímenes (como esas mariposas que colecciona la entomóloga protagonista de The Duke of Burgundy), con cuya emisión esperamos contribuir a incrementar la popularidad de un director que, tal vez (los grandes festivales aún siguen ignorándole), merecería mayor difusión y reconocimiento.

The Duke of Burgundy. Jueves 10 de agosto a las 22:00 en TCM

Berberian Sound Studio. Jueves 17 de agosto a las 22:00 en TCM

Diego Soto

 


Escrito por Jueves 3 agosto 2017

Tags : , , , ,


Los comentarios están cerrados.