TCM celebra el cumpleaños de Stanley Kubrick

rss

Kubrick

 

Cualquiera de los 365 días que tiene el año es perfecto para homenajear y recordar a Stanley Kubrick, el director norteamericano que convirtió la mayoría de sus películas no solo en obras maestras del cine, sino en verdaderos tratados filosóficos sobre la existencia humana.

En TCM el día elegido es el 26 de julio, la fecha en la que nació el realizador, una jornada en la que, de seguir vivo, cumpliría 89 años y que el canal ha reservado en el calendario para ofrecer a sus espectadores, con la calidad que ofrece el HD, algunos de sus mejores trabajos. Títulos como El beso del asesino, Espartaco, Senderos de gloria o El resplandor. Además, a lo largo de la jornada, se emitirá una pieza de producción propia en la que se recuerda su vida y se analiza su cine y su poderosa influencia.

 

 

Stanley Kubrick nació en Nueva York en 1928. Siempre fue un director perfeccionista que cuidó todos los detalles de cada uno de sus largometrajes. No soportaba dejar nada al azar. Ni el guión, ni la banda sonora, la fotografía ni, por supuesto, la interpretación de los actores y actrices. Pero, una vez terminada la película, su control iba aún más allá. Se preocupaba de la distribución del film, de los cines en los que se proyectaba, del estado de las copias e incluso del doblaje. Más que un director de cine se comportaba como un dios omnipresente que velaba por el destino de cada una de sus criaturas.

En sus obras se funden la fuerza de la dramaturgia, la belleza cromática de la pintura, el ritmo y cierta concepción musical con la profundidad filosófica. Era, además, un creador rodeado por un halo de misterio, un hombre que vivía prácticamente enclaustrado en su casa de las afueras de Londres, de donde solo salía para rodar. Se pasaba horas y horas hablando con sus amigos por teléfono y sometía a sus actores a rodajes infernales, obligándoles a repetir decenas de veces la misma toma. Incluso, si él lo consideraba necesario, debían volver a rodar algunas escenas meses después de que la filmación hubiese terminado.

 

Jack Nicholson

 

Stanley Kubrick abordó gran cantidad de géneros cinematográficos dejando su particular impronta en cada uno de ellos: ciencia ficción en 2001: Una odisea del espacio y, en cierta manera, en La naranja mecánica; cine bélico en Senderos de gloria y La chaqueta metálica; terror en El resplandor; cine político en ¿Teléfono rojo? Volamos hacia Moscú; género histórico en Espartaco y en Barry Lyndon; melodrama en Lolita, e incluso rodó un inclasificable thriller cargado de erotismo sobre la sexualidad dentro y fuera del matrimonio: Eyes Wide Shut. Sin embargo, si profundizamos más allá de las etiquetas, en su obra nos encontramos con una serie de constantes: el mundo de la pareja, la familia y su posible desintegración, la guerra y el riesgo de confrontación internacional, la inteligencia emocional del hombre frente a la inteligencia artificial de las máquinas o la inevitable lucha que el ser humano mantiene entre el deseo y la muerte.

Todo eso y mucho más nos ha legado el cine de Stanley Kubrick. Murió a los 70 años, con tan solo 13 largometrajes en su filmografía. Son pocos, pero su influencia es, sin embargo, infinita. El 26 de julio es su día en TCM, aunque el resto del año sigamos sintiendo su avasalladora presencia.

Stanley Kubrick Day. Miércoles 26 de junio a partir de las 16:25 en TCM


Escrito por Lunes 10 julio 2017

Tags : , , ,


Los comentarios están cerrados.