‘Fargo’: la historia real más falsa

rss

Fargo

 

“Esta es una historial real. Los hechos relatados en esta película tuvieron lugar en Minnesota en 1987. A petición de los supervivientes, los nombres han sido cambiados. Por respeto a los fallecidos, el resto ha sido contado exactamente como ocurrió”.

Así, con este texto escrito sobre fondo negro, comienza una de las mejores películas de los hermanos Coen: Fargo, ganadora de dos Oscar en 1997. Sin embargo, aunque no mucha gente se dio cuenta en el momento (en los 90 no se podía contrastar la información tan fácilmente como ahora), no había mucho de real en la historia de ese vendedor de coche en apuros (Jerry Lundegaard) que organiza el secuestro de su esposa. Por supuesto (eso sí) había hechos similares que habían ocurrido en el pasado y que sirvieron como inspiración a la pareja de cineastas a la hora de escribir el guión. Sin embargo, como recientemente declaraban en una entrevista al Huffington Post, sólo eran eso: detalles a partir de los cuales urdir una historia. “Había dos pequeños elementos que sí se basaban en hechos reales”, explicaba Joel Coen. “Uno tiene que ver con un tipo que, creo que era en los años 60 o 70, defraudó a la General Motors. Sin secuestros. Sin asesinatos. También nos basamos en un asesinato ocurrido en Connecticut. Un hombre mató a su mujer y se deshizo de ella metiéndola en una trituradora de madera. Más allá de eso, toda la historia es inventada”.

 

True Story

 

De todas formas, los Coen se mostraron algo ambiguos en un principio sobre la verosimilitud de los hechos relatados. “Queríamos intentar algo basado en hechos reales”, dice Joel en un entrevista con la revista Premiere en marzo de 1996, en plena campaña de promoción del film. Un tiempo después, sin embargo, coincidiendo con el lanzamiento editorial del guión, Ethan escribía esto en el prólogo: “La película intenta ser a la vez cercana y exótica, y finge ser real“.

Es evidente por tanto que, con esta jugada maestra (repetida por cierto en las posteriores series de televisión), los Coen sólo pretendían predisponer al espectador y hacer que se enfrentara a la película de una manera diferente. “Queríamos preparar al público para que no viera el film como un thriller normal”, argumenta Joel. “Si el público cree que algo está basado en acontecimientos reales, entonces se pueden incluir cosas que de otra manera no aceptarían”.

 

Coen

 

Tanto jugar al despiste provocó que ni el mismo equipo artístico de la película tuviera claro a qué atenerse. Es el caso de William H. Macy, el protagonista del film, que, transcurridas un par de semanas de rodaje, se acercó a los directores interesado en conocer los hechos que habían inspirado la historia. Cuando los Coen le dijeron que todo era un invento, el actor pensó que estaban de broma: “Pero… lo dice al principio del guión: ‘Basado en una historia real'”, insistió Macy. Los Coen volvieron a explicar que todo era mentira y Macy acabó molestándose. “No pueden hacer eso”, les dijo. “¿Por qué no?”, respondieron los hermanos, y se lo volvieron a explicar una vez más para que, ni a él ni a nadie, le quedaran dudas: “Nada es real. Lo inventamos todo”. O, como explicó Ethan Coen en otra ocasión: “Lo único cierto del mensaje del principio es que es una historia“.

Fargo. Miércoles 8 de noviembre a las 20:10 en TCM

Diego Soto

 


Escrito por Jueves 8 junio 2017

Tags : , , ,


Los comentarios están cerrados.