El Oscar que Roger Moore no ganó pero se llevó a casa

rss

sacheen-littlefeather-roger-moore-el-apetecido-premio-oscar

 

Haciendo gala de un saludable sentido del humor y de un ‘understatement’ genuinamente británicos, Roger Moore, fallecido este martes 23 de mayo a los 89 años, siempre disfrutó bromeando sobre su supuesta falta de talento como actor. “Tengo tres registros: ceja arriba, ceja abajo y las dos cejas a la vez”, dijo una vez, y el famoso programa de TV inglés Spitting Image le tomó la palabra modelando una marioneta con su rostro que únicamente movía las cejas.

A pesar de su indiscutible atractivo y carisma (cualidades que le llevaron a convertirse en el James Bond con más años de servicio) lo cierto es que Moore siempre tuvo que defenderse de las duras críticas a su trabajo como intérprete. Afortunadamente, Moore se las tomó con filosofía y, buscando un sello que imprimir a su personaje, optó precisamente por el humor como rasgo diferencial con el que distinguir a su agente 007. “No eres tan bueno, así que sonríe mucho cada vez que salgas”, decía que le había aconsejado su agente (de nuevo la auto-parodia).

 

James Bond

 

Nacido en Londres en 1927, Roger Moore debutó en el cine en 1945 haciendo de legionario (sin texto) en César y Cleopatra, e interpretó su último papel para la gran pantalla en 2016, en una película de título profético: El último acto. En total, más de 60 años de carrera que el bromista Moore achacó “en un 99% a la suerte” y que, pese a las críticas, y gracias en gran medida a la elegancia de su Bond, le sirvieron para ganarse un puesto de honor en la historia del séptimo arte (nos lo imaginamos eternamente en ese panteón con un impecable esmoquin blanco).

Debido a esa falta de reconocimiento a nivel profesional, Roger Moore nunca ganó un gran premio. Tal vez por eso, cuando en 1973 tuvo la oportunidad de llevarse un Oscar a casa, no la desaprovechó.

Muchos de vosotros recordaréis el momento. Era la gala número 45 de los premios de la Academia, y Roger Moore y Liv Ullman salieron al escenario para entregar el Oscar a mejor actor principal. El ganador fue Marlon Brando por El padrino, pero, como ya sabéis, la polémica estrella envió en su lugar a la actriz de origen indio Sacheen Littlefeather. La joven apache, que denunció la imagen dada por Hollywood de los nativos americanos, también rechazó la estatuilla, así que Moore (fijaos en el vídeo) decidió no soltarla.

 

 

Vestido esta vez con esmoquin negro, Moore salió del Dorothy Chandler Pavilion con el premio todavía en la mano, hasta el punto de que, en el exterior, más de un despistado pensó que le pertenecía. Tal vez sugestionado por esta falsa impresión, Moore se llevó al tío Oscar a casa, pero, desgraciadamente, no lo pudo conservar por mucho tiempo. Nada más darse cuenta de lo sucedido, la Academia puso en marcha a sus particulares ‘agentes’ y a la mañana siguiente varios coches aparcaron frente a su domicilio para rescatar la estatuilla.

Diego Soto


Escrito por Miércoles 24 mayo 2017

Tags : , , , ,


Los comentarios están cerrados.