‘Descalzos por el parque’: caracteres opuestos

rss

descalzos por el parque

 

En 1963 el dramaturgo Neil Simon estrenaba en Broadway Descalzos por el parque, una comedia protagonizada por una pareja de recién casados que Simon había escrito inspirándose en los primeros días de su matrimonio y con la que pretendía mostrar (siempre de un modo humorístico) la dificultad que a veces entraña hacer convivir a dos personas diametralmente opuestas. La obra fue un éxito, y después de 1530 representaciones (el récord de Simon, y también uno de los mayores récord de una obra no musical en Broadway) el productor Hal Wallis decidió llevarla al cine, con el propio Neil Simon como guionista y Gene Saks como director.

Para interpretar a esos dos jóvenes con una forma radicalmente diferente de ver la vida (él, siempre convencional; ella, una adicta a la aventura) Simon había contado en el escenario con Robert Redford y Elizabeth Ashley. Sin embargo, sólo el primero repetiría su papel en la gran pantalla. Redford, no obstante, albergaba bastantes dudas al respecto. En primer lugar porque, después de tantos años, comenzaba a sentirse un tanto cansado del personaje de Paul Bratter. Y en segundo lugar porque consideraba que ese serio abogado (tan formal como “una camisa almidonada”, en palabras de su esposa en la ficción) proyectaba una imagen excesivamente seria de él.

Para dejar claro que él no era, ni mucho menos, un tipo estirado (un tipo incapaz de quitarse los zapatos para caminar sobre el césped), Redford llevaba siempre durante el rodaje (excepto cuando le filmaban, claro) un sombrero negro de cowboy y unas llamativas botas tejanas. Además, para demostrar que también le gustaba el riesgo, una noche llevó a Gene Saks a dar un paseo en su coche y el director (de acuerdo con la biografía de Redford escrita por William Schoell y Lawrence J. Quick) casi “se mea en los pantalones”. “Había interpretado tantas veces a Paul Bratter en Broadway que había empezado a odiar a un personaje que no tenía nada de su sentido del humor”, recordaba Saks. “Tal vez se estaba pasando de la raya intentando demostrar a todo el mundo que era un tipo loco y salvaje, cuando en realidad no lo era. Era divertido, sí, pero no estaba tan chiflado como quería aparentar”.

Años después, Redford explicaría que, cada vez que interpretaba Descalzos por el parque, pensaba en su padre: “Era un buen hombre, pero durante toda su vida no dejaron de decirle: ‘no hagas esto’, ‘no hagas lo otro’… Esa es una de las razones por las que me mostraba tan impaciente y tan rebelde. Quería librarme de esa herencia”.

 

Fonda

 

También pertenecía sólo a la ficción esa fuerte diversidad de caracteres de la que hacen gala en la película Redford y Jane Fonda, la actriz finalmente elegida para encarnar a Corie Bratter. De hecho, cualquiera que haya seguido la trayectoria posterior de las dos estrellas, se habrá dado cuenta de que comparten convicciones similares. “Eso es porque los dos tenemos ideas muy liberales, una afinidad que descubrimos cuando empezamos a trabajar juntos”, explica Fonda, que se convirtió en una gran amiga de Redford y llegó a rodar cuatro películas con él.

Descalzos por el parque. Martes 2 de mayo a las 12:55 en TCM

Diego Soto


Escrito por Miércoles 19 abril 2017

Tags : , , , , ,


Los comentarios están cerrados.