Cuando Mr. Holmes encontró al joven Sherlock

rss

mr. holmes

 

Con el reciente estreno en el canal de Mr. Holmes, en TCM podemos presumir de tener (o haber tenido) al detective más famoso de la historia en las diferentes etapas de su vida. En El secreto de la pirámide (Young Sherlock Holmes) nos encontrábamos, tal como indica el título original, a un Sherlock adolescente dando sus primeros pasos en el mundo de la investigación a las órdenes de Barry Levinson. En La vida privada de Sherlock Holmes, Billy Wilder enfrentaba al personaje de Arthur Conan Doyle, ya adulto, con otro mito de las islas británicas: el monstruo del Lago Ness. Y ahora en Mr. Holmes, la película dirigida en 2015 por Bill Condon, descubrimos a un Sherlock nonagenario en pugna con un enemigo mucho más implacable que el pérfido Moriarty: la senilidad.

En esta última película, basada en la novela de Mitch Cullin A Slight Trick of the Mind, Ian McKellen es el encargado de dar vida (en nuestra opinión de forma magistral) a una versión crepuscular del famoso vecino de Baker Street. Un Sherlock anciano que hace tiempo decidió retirarse de la investigación para dedicarse a la cría de abejas en el campo. El problema es que el ilustre detective, con sus sobrenaturales facultades mermadas por la edad, no es capaz de recordar cuál fue el motivo qué le llevó a abandonar su profesión. Qué extrañas circunstancias se dieron en el último caso en que trabajó (un asunto que sólo recuerda parcialmente) para que optara por alejarse de aquello a lo que había entregado su vida.

 

holmes

 

Por su retrato del inexorable paso del tiempo, y por la descripción que hace de los efectos de la vejez (incapaz de indultar ni siquiera al gran Sherlock), Mr. Holmes es una película definitivamente amarga. Sin embargo, tiene más de un momento que invita a la ternura y, también, a la sonrisa. Entre estos últimos hay uno que, además, como hemos hecho al principio del post, conecta al Sherlock ‘versión Bill Condon‘ con otro de los Sherlock que han desfilado por TCM: el de Barry Levinson.

Esta interacción se da en una escena en que el personaje interpretado por Ian McKellen decide ir al cine para, por primera vez, comprobar cómo la ficción ha recreado uno de sus casos. La película adapta uno de los libros en los que Watson, de forma romántica y novelesca, exageraba las aventuras de su compañero, así que Sherlock se enfrenta a su visionado con notable escepticismo. Cuando las luces se apagan, McKellen ve cumplidos sus temores. El viejo Sherlock no se ve en absoluto identificado con su réplica en celuloide, un álter ego idealizado que, por supuesto, viste el reglamentario gorro de caza y fuma la pipa que el Holmes de McKellen afirma no haber usado jamás. Nosotros, por el contrario, sí que reconocemos al hombre que interpreta al detective en la pantalla, aunque nos cuesta hacerlo 30 años después (de nuevo los estragos de la edad). Y es que se trata de Nicholas Rowe, el actor escocés protagonista de El secreto de la pirámide, un intérprete que posteriormente aparecería en films como Lock & Stock o Snowden pero que nunca volvería a tener un papel tan importante como el del joven Sherlock. Un bonito guiño para fans que conecta las dos versiones del legendario investigador más alejadas desde el punto de vista cronológico: el niño lleno de vitalidad y el anciano que se asoma ya a la muerte.

 

rowe

 

Mr. Holmes. Martes 7 de noviembre a las 23:40 en TCM

Diego Soto


Escrito por Martes 28 marzo 2017

Tags : , , , , , ,


Los comentarios están cerrados.