Las últimas horas de Pasolini según Abel Ferrara

rss

pasolini

 

“Todos estamos en peligro”, advertía Pier Paolo Pasolini al periodista Furio Colombo el 1 de noviembre de 1975, durante una famosa entrevista al diario La Stampa que sería la última que el director italiano concedería en vida. “Déjeme las preguntas y mañana se las respondo por escrito”, le pidió Pasolini a Colombo en un momento de la conversación, ya cansado, confiando más en su capacidad como escritor que en sus dotes de orador. Sin embargo, no hubo mañana. Al menos no para él. Horas después de esa entrevista, confirmando que todos estamos de algún modo amenazados (y Pasolini más que nadie), el cuerpo del controvertido cineasta era encontrado si vida en una playa de Ostia.

La muerte de Pasolini, que fue salvajemente torturado (le molieron a golpes, le reventaron los testículos, le pasaron con un coche por encima), nunca fue completamente aclarada, algo que ha dado lugar a numerosas teorías e interpretaciones y ha dotado a la biografía del artista de un plus de misterio, de un extra de poder de fascinación del que, hasta la fecha, se han servido diversos libros, documentales e incluso comics que analizan la figura del autor de Teorema.

El jueves 23 de marzo TCM emite una de esas obras que se acercan al polémico universo del artista transalpino: Pasolini, el relato que un admirador confeso, Abel Ferrara, hace de las últimas horas de vida de su colega. Un biopic tan breve como sobrio en el que el director neoyorquino renuncia a algunos de sus excesos para, simplemente, rendir un sentido homenaje al intelectual asesinado, interpretado con acierto por un actor de otras latitudes pero con las mismas facciones duras y angulosas: Willem Dafoe.

 

 

Pese a su sobriedad, el film no se limita a una mera relación cronológica de los hechos que precedieron a la muerte del director. Ferrara, sí, nos muestra esa entrevista con La Stampa de la que hablábamos al principio del post; nos presenta al cineasta en plena campaña de promoción de Saló o los 120 días de Sodoma (su último film) y, por último, nos traslada a esa fatídica noche en la que un joven chapero llamado Pino Pelosi (presuntamente acompañado de más personas) acabó de manera brutal con la vida de Pasolini. Sin embargo (y seguramente sea este su principal objetivo), también intenta introducirnos en la mente y el universo creativo del provocador cineasta a través de la recreación de algunos de los proyectos que en ese momento desarrollaba. Más concretamente, Ferrara se toma la libertad de rodar algunas de las escenas de la película que Pasolini preveía filmar en breve (Porno-Teo-Colosal) y las intercala con el relato de los últimos compases de su existencia.

El conjunto es una estimulante combinación de ficción y realidad, una mezcla de historias dentro de la gran historia de Pasolini, en la que quedan perfectamente dibujadas las obsesiones del protagonista: la creación, la política, el sexo, el fútbol y, sobre todo, el rechazo frontal al orden establecido. Una aversión al capitalismo, al sistema educativo, al modelo imperante, que le granjeó infinidad de enemigos entre una sociedad que no compartía una de sus grandes máximas. “Ser escandalizado es un placer”, le dice Pasolini a otro periodista al comenzar la película. El cuerpo destrozado del director italiano, víctima de un cruel martirio, quedará para siempre como el triste recuerdo de la intolerancia de muchos a la provocación.

Pasolini. Viernes 15 de septiembre a las 23:50 en TCM

Diego Soto


Escrito por Jueves 16 marzo 2017

Tags : , , , , ,


Los comentarios están cerrados.