‘Gente corriente’: el día que Mary Tyler Moore se puso seria

rss

Mary Tyler Moore

 

A finales de los 70, en plena cima de su carrera, el siempre inconformista Robert Redford sintió, de pronto, la necesidad de ir un paso más allá. “Estaba produciendo, estaba actuando, pero nunca había dirigido y me pareció que había llegado el momento”, recordaba el año pasado en una entrevista en Entertainment Weekly. Además del impulso de dirigir, Redford también sintió la obligación de contar una historia de corte humano, que hablara sobre personas y sobre sentimientos, y al leer Gente corriente, una novela de 1976 escrita por Judith Guest, le pareció que aquel relato sobre la desintegración de una familia golpeada por la muerte de un hijo se adaptaba como un guante a lo que estaba buscando.

“Por esa época tenía una casa en Malibú. Era invierno y y yo estaba sentado mirando la playa”, recuerda el actor de El golpe. “De pronto, vi una figura solitaria, muy abrigada, caminando lentamente. Parecía triste. Entonces, mirándola más de cerca me di cuenta de que era Mary Tyler Moore. Probablemente, sólo tenía frío, pero esa tristeza me impresionó y permaneció conmigo hasta el proceso de casting”.

Sin poder quitarse de la cabeza ese casual encuentro, Redford decidió visitar a Tyler Moore y a su marido, Grant Tinker. La popular intérprete, todo un icono de la comedia televisiva gracias a series como El show de Dick Van Dyke o La chica de la tele, no se podía creer que la estrella hubiera ido a su casa para ofrecerle un papel tan dramático y alejado de su imagen habitual como el de Beth Jarrett, esa madre que se niega a aceptar la tragedia. “Me dijo que mi cara era la única que veía cuando leía el libro. Que me quería mí. El mismísimo Robert Redford. ¿Cómo podía negarme?”, recordaba la recién fallecida actriz. “Ella había hecho sólo esos papeles luminosos, felices, y me sentí un poco raro yendo allí y proponiéndole ese personaje tan oscuro. Pero estaba muy entusiasmada y quería hacerlo”, añade Redford.

 

ordinary people

 

Pese a lo fácil que resultó convencer a la protagonista femenina, no sucedió lo mismo con los estudios a los que se intentó vender el proyecto. La historia les parecía muy poco comercial, y el personaje de la madre especialmente negativo. “No querían tener nada que ver con aquello. Sobre todo por la presencia de Mary Tyler Moore”, explica Redford sobre la actitud de unos ejecutivos que consideraban la elección un terrible error de casting.

Finalmente, Barry Diller de la Paramount apostó por el film y su valentía fue recompensada. Gente corriente se estrenó en septiembre de 1980 y recaudó 55 millones de dólares. Además, el trabajo de Mary Tyler Moore recibió estupendas críticas (“El personaje más brillantes del film”, decía Variety; “Un gran acierto de casting”, señalaba Roger Ebert).

“Redford me confesó -recuerda Tyler Moore desvelando cómo se preparó para su papel- que la ‘no relación’ de Beth con su hijo Conrad era un reflejo de la falta de interacción entre él y su propio padre. Eso me hizo pensar en mi padre y en su rigidez. Imaginé un pedazo de él en mí, lo completé con mi propia tendencia al perfeccionismo y así logré crear a Beth”.

Mary Tyler Moore fue nominada al Oscar, pero el premio fue finalmente para Sissy Spacek por Quiero ser libre. Pese a todo, además de la satisfacción por las cuatro estatuillas que acabó logrando Gente corriente, la actriz pudo disfrutar de un bello momento: entregar el premio a mejor actor secundario a Timothy Hutton, ese hijo al que tanto cariño le había negado en la ficción.

 

Imagen de previsualización de YouTube

 

 

Gente corriente. Miércoles 22 de febrero a las 17:35 en TCM

Diego Soto

 


Escrito por Jueves 26 enero 2017

Tags : , , , , , ,


Los comentarios están cerrados.