Jim Brown: la estrella del deporte que prefirió el cine

rss

jim-brown-dirtydozen

 

Puede que en la ficción encarnaran a un indisciplinado y mugriento grupo de aprendices de soldado, sin embargo, en la realidad, el reparto de Doce del patíbulo era un resplandeciente ‘dream-team’ de la gran pantalla: Lee Marvin, Charles Bronson, John Cassavetes,Telly Savalas, Donald Sutherland… Todos ellos eran, o acabaron siendo, rutilantes estrellas. Sin embargo, alguno no debía sus fama al cine, y terminó formando parte de ese ‘all star’ precisamente por sus méritos deportivos.

Es el caso, efectivamente, de Jim Brown, que fue ‘reclutado’ para el film de Robert Aldrich después de haber intervenido en una única película: el western de 1964  Río Conchos. Brown tenía, sin embargo, otra tarjeta de presentación. Y no era mala: era una de los mejores jugadores de fútbol americano del momento. Uno de los mejores de la historia, a decir verdad, como lo confirma que en 2002 la revista Sporting News le eligiera como el mejor de todos los tiempos.

 

futbol

 

Brown estaba totalmente encantado con la idea de tener una nueva experiencia en el cine después de su modesto debut. “Me gustaba mucho mi papel”, recordaría más tarde en referencia a su alter ego en el film, Robert Jefferson. “Era un líder tranquilo, un hombre independiente en una época en la que Hollywood no daba ese tipo de personajes a los negros Nunca me lo he pasado tan bien”.

Los dueños de los Cleveland Browns, el equipo de la NFL al que pertenecía el jugador, no compartían sin embargo su entusiasmo. Y es que debido al mal tiempo, el rodaje de la película se demoró y todo indicaba que Jim Brown tendría que perderse la preparación para la temporada 1967-68 (la última que la estrella, según había anunciado, jugaría tras nueve años en la élite).

Nervioso por la situación, el propietario del equipo, Art Modell, amenazó con multar a Brown con 1.500 dólares por cada semana de pretemporada que se perdiese, y le conminó a elegir entre su nueva afición (el cine) y el deporte que se lo había dado todo. Brown lo tuvo claro. Convocó una rueda de prensa y, para sorpresa de todo el mundo, anunció su retirada inmediata.

 

Jugador

 

Jim Brown intervino años después en títulos como Estación polar Cebra o Perseguido, pero uno de los momentos estelares de su carrera como actor fue, sin duda, el que protagonizó en el clímax de Doce del patíbulo, una escena que, por cierto, estuvo a punto de censurarse.

Si recordáis (atención spoilers) Brown es el soldado que arroja las granadas que hacen volar por los aires a todos los oficiales nazis. Las víctimas estaban atrapadas en un búnker, y muchos pensaron que su destino resultaba demasiado cruel. Aldrich consideró que esa era una buena forma de mostrar la crudeza de la guerra e insistió en mantener la escena, aunque hay quien dice que el motivo real era otro. Como millones de americanos, Aldrich era un gran fan de Brown, y se mostró encantado de dar al famosos ‘fullback’ la oportunidad de lucirse en esa última carrera. Un épico touchdown, esquivando balas alemanas en lugar de rivales, en el que, por una vez, los explosivos sustituían al balón de fútbol.

Doce del patíbulo. Martes 28 de febrero a las 17:50 en TCM

Diego Soto


Escrito por Lunes 21 noviembre 2016

Tags : , , , , ,


Los comentarios están cerrados.