Daphne du Maurier y Hitchcock: unidos por lo macabro

rss

Author Daphine Du Maurier at her desk

 

“Siempre me he sentido fascinada por lo inexplicable, por el lado mas oscuro de la existencia, por lo macabro”. Así definía Daphne du Maurier, en el prólogo de una antología de sus cuentos, sus gustos literarios. Unas preferencias que, lógicamente, coincidían con las del director que más veces llevó su obra escrita a la pantalla: Alfred Hitchcock.

Este lunes 17 de octubre se celebra el Día de las Escritoras, y dado que la fecha coincide con la emisión de dos de estas adaptaciones (las más conocidas: Rebeca y Los pájaros) hemos creído que resultaba más que pertinente hacer un breve recuerdo de la colaboración entre la autora londinense y su archiconocido paisano (nacido en la capital británica ocho años antes que la novelista).

 

Daphne

 

En realidad, paradójicamente, Alfred y Daphne apenas se conocieron en persona. Sin embargo, Hitchcock sí que era muy amigo del padre de la autora: el reputado actor Sir Gerald du Maurier. De hecho, en su famosa entrevista con Truffaut, Hitch reconocía que Gerald du Maurier (que sirvió de inspiración para el actor protagonista de Asesinato) era, en su opinión, “el mejor intérprete del mundo”.

Influido, a buen seguro, por esta amistad, y por el estilo sólido y conciso de la autora (muy del gusto de un director poco amante de la experimentación y las florituras), Hitchcock decidió llevar a la pantalla en 1939 Posada Jamaica, su último film antes de mudarse a Estados Unidos y el primero de los que realizaría a partir de historias de du Maurier. La película, sin embargo, no fue bien recibida, y el propio Hitchcock se mostraría muy decepcionado con ella. “Puede que sea el único film de Hitchcock que no contiene una escena, una línea, un detalle, que merezca ser recordado”, escribió sobre Posada Jamaica el crítico Charles Barr. Hitch añadió que, simplemente, rodar la película fue “una idea absurda”.

 

Posada Jamaica

 

A pesar de este revés, Hitchcock no perdió la fe en el potencial cinematográfico de la obra de Daphne du Maurier, y buena prueba de ello es que su siguiente película, la primera en Hollywood, volvió a ser una adaptación de la autora británica. Una historia, esta vez sí, que mereció el aplauso unánime de crítica y público, y que se basaba en un libro de 400 páginas que había conseguido un gran éxito comercial desde su publicación en 1938: Rebeca.

Hitchcock intentó hacer varias modificaciones con respecto al texto original, pero su nuevo jefe en Estados Unidos, el productor David O. Selznick, se lo impidió de forma tajante. “Hemos comprado Rebeca y haremos Rebeca”, le pedía al director en uno de sus habituales memorandos. Ni que decir tiene que Daphne du Maurier también quedó encantada con esta decisión. Los dos premios de la Academia de Hollywood (de un total de once nominaciones) acabaron dando la razón al productor y a la escritora.

 

rebeca

 

Las cosas, en cualquier caso, cambiaron sensiblemente en la tercera y última colaboración entre ambos, que no se produciría hasta 23 años después. Y es que, a principios de los 60, después de triunfar con Psicosis, Alfred Hitchcock ya no era ni mucho menos ese joven recién llegado obligado a seguir las instrucciones de su productor. El mago del suspense tenía libertad creativa absoluta, y en base a ella decidió tomar prestado sólo el punto de partida de Los pájaros, un relato corto que du Maurier publicó en 1952. “La idea”, recordaba la escritora, “nació en mis paseos diarios por los acantilados de Cornualles. Solía ver a los granjeros labrando sus campos, con su tractor perseguido por una bandada de gaviotas gritando. Mientras las aves se lanzaban en picado a por gusanos e insectos, pensé: ‘¿Y si dejaran de estar interesadas en los gusanos?'”.

 

Los pájaros

 

Du Maurier situó la trama en un pequeño pueblo inglés durante la II Guerra Mundial, pero Hitchcock la trasladó a la soleada California de los años 60 y sustituyó al protagonista masculino por la rubia Tippi Hedren. “Desechemos todo, excepto el título y la idea de los pájaros que atacan a los humanos”, le pidió el director a su guionista Evan Hunter. También en el libro de Truffaut se habla del tema. Cuando el cineasta galo le preguntó a su admirado Hitchcock cuántas veces había leído el relato de du Maurier, el cineasta fue sincero: “Sólo una, y además muy rápido”.

Daphne du Maurier, por supuesto, quedó muy disgustada con el resultado final de esta tercera y última adaptación de su obra al universo hitchcockiano. De todas formas suponemos que, con el paso del tiempo, su enfado se habría atenuado. No obstante, sus colaboraciones con el cineasta inglés han servido para otorgarle un espacio, además de en la historia de la literatura, también en la del cine. Estos días en TCM podéis disfrutar de su maravillosa aportación.

Los pájaros. Lunes 17 (13:45) y viernes 21 de octubre (9:00) en TCM

Rebeca. Martes 18 (7:15) y sábado 23 d octubre (11:05) en TCM

Diego Soto


Escrito por Lunes 17 octubre 2016

Tags : , , , , , ,


Los comentarios están cerrados.