John Ford y Woody Strode, historia de una amistad

rss

liberty valance

 

Todo el mundo que haya visto El hombre que mató a Liberty Valance (1962) recordará al mítico actor afroamericano Woody Strode (Espartaco, Sargento negro) en el papel de Pompey, el fiel criado de ese vaquero solitario (Tom Doniphon) a quien da vida John Wayne. En el film, la relación entre ambos trasciende claramente lo profesional, de modo que Pompey, más que un ayudante, es un amigo leal y prácticamente el único apoyo y compañero de Doniphon. Algo similar ocurría en la realidad entre Strode y el director John Ford, un hombre famoso por el trato rudo y desagradecido que dispensaba a sus amistades y que, sin embargo, encontró en Strode el báculo perfecto sobre el que apoyarse en su vejez.

La amistad entre Ford y Strode, que habían trabajado juntos en varias películas, empezó  a hacerse más estrecha en 1963, coincidiendo con los problemas del director con su hijo Pat (a quien llegó incluso a desheredar). Según explica el actor en sus memorias, entre ambos se empezó a fraguar una sólida “relación paterno-filial”, hasta el punto de que, tras sufrir una lesión en la espalda, Ford le pidió a Strode que se mudara a su casa para “curarle y darle masajes”.

“Me quedaba sentado en un sillón toda la noche y cuando el dolor le despertaba me ponía manos a la obra”, recuerda Strode. “Al final me dijo que me pusiera cómodo y me acostara en la habitación contigua a su dormitorio”, añade. Sin embargo, en lugar de eso, lo que Strode hizo fue coger una almohada y un edredón y empezar a dormir en el suelo a los pies de su adorado director. “No tenía ni idea de que unos pocos días se convertirían en varios meses”, explica el actor en Tras la pista de John Ford.

 

ford-strode

 

Durante todo ese tiempo, Strode se dio cuenta de lo solo que, a pesar de su dilatada carrera, se encontraba Ford en los últimos años de su vida. Ante la ausencia de familiares, amigos y compañeros de profesión (muchos estaban ya muertos), Ford pasaba los días charlando con Strode de Historia, de fútbol americano… El único tema del que jamás se hablaba era de cine.

Sin embargo, como era de esperar dada la diferencia de edad (y de raza) entre ambos, no tardaron en aparecer las habladurías. “Pat Ford había oído un montón de rumores en Hollywood por el hecho de que yo viviera con su padre”, escribió Strode a propósito de los comentarios que empezaron a surgir en aquella época sobre el posible componente homerótico de la relación.

El asunto se puso feo de verdad cuando Ford decidió llevar a Strode a un funeral. Todos los presentes empezaron a mirarlos con desconfianza y Strode, incómodo, se dio cuenta de que era el momento de dejar la casa del director. “¡Oh, Dios mío, vete a casa!”, le dijo Ford enfadado. Strode reconocería más tarde haberse “emocionado mucho” por su partida.

Tras más de cuatro meses de convivencia, Strode y Ford continuaron siendo amigos, pero sólo se vieron intermitentemente. Sin embargo, cuando en agosto de 1973 el director sintió que llegaba su final, Strode no se lo pensó un segundo y voló rápidamente desde Italia hasta Estados Unidos para estar al lado de su mentor. “Me senté allí, junto a su cama, durante seis horas, sosteniendo su mano hasta que entró en coma. Murió en mis brazos”, recuerda el actor. “Su hermana y yo cogimos una bandera americana y le envolvimos en ella. Nos servimos un brandy, brindamos por él y lanzamos las copas a la chimenea”.

El hombre que mató a Liberty Valance. Viernes 25 de marzo a las 18:05 en TCM 

Diego Soto


Escrito por Miércoles 9 marzo 2016

Tags : , , , , ,


Los comentarios están cerrados.