Apadrina una tumba del cementerio de ‘El bueno, el feo y el malo’

rss

el bueno el feo y el malo

 

Cuando un español piensa en spaghetti western, dos son los lugares que le vienen a la mente (a parte del salvaje Oeste, claro está): uno es Italia, el país que, de la mano de autores como Leone, Corbucci o Sollima, cambió las reglas del film de vaqueros clásico; y el otro es el Almería, la provincia en que, por las características geográficas de zonas como el desierto de Tabernas, se rodaron muchos de ellos. Sin embargo, a veces se olvida que hubo otras localizaciones en nuestro país en que también se ambientaron algunos de los momentos más recordados del western europeo. Y queremos referirnos en este post particularmente uno: el duelo final que El Bueno, El Feo y El Malo (Clint Eastwood, Elli Wallach y Lee Van Cleef) protagonizan bajo los acordes de Morricone en el cementerio de Sad Hill, en medio de un siniestro círculo de piedras rodeado de tumbas.

 

Imagen de previsualización de YouTube

 

Ese ficticio cementerio militar (recreado para la ocasión por la productora) se construyó en verano de 1966 en la provincia de Burgos, en un valle situado entre las localidades de Santo Domingo de Silos y Contreras, y el círculo de piedra ha permanecido allí desde entonces, enterrado por la hierba y la maleza crecida durante todas estas décadas.

Con el fin de rescatar ese círculo de la vegetación, y de paso reivindicar el valor turístico y cinematográfico del valle del Arlanza, varios vecinos de la zona se pusieron de acuerdo en 2014 para crear la Asociación Cultural Sad Hill, una entidad que, aprovechando que estamos en el 50 cumpleaños de la película, ha organizado diversos actos que pretenden atraer a los viajeros (cinéfilos o no) a la región. Entre las actividades programadas, hay exposiciones, conciertos, teatro… y los organizadores sueñan con una visita de Clint Eastwood que pueda poner el broche de oro al aniversario. “Se le ha invitado formalmente escribiendo una carta a Malpaso, pero de momento no hemos obtenido respuesta”, nos cuenta Sergio García Hernández, uno de los responsables de la asociación.

 

Voluntarios desenterrando el círculo de piedra donde se rodó la escena.

Voluntarios desenterrando el círculo de piedra donde se rodó la escena.

 

De todas formas, de entre las iniciativas propuestas hay una que llama especialmente la atención por su originalidad: la posibilidad de, por el módico precio de 15€ ( a ver qué funeraria lo iguala), comprar una tumba con tu nombre en Sad Hill (más datos aquí).  El dinero irá destinado a la rehabilitación del cementerio y, de momento, la iniciativa ha servido para que se hagan eco de ella medios internacionales como por ejemplo The Guardian.

Diego Soto

 


Escrito por Lunes 25 enero 2016

Tags : , , , , , , ,


Los comentarios están cerrados.