‘Harold y Maude’: ¿cómo nace un film de culto?

rss

Harold-and-Maude

 

“Tan alegre y divertida como un orfanato en llamas”. “Querrás perdértela”. “Su estilo visual hace que las figuras del museo de cera parezcan frescas”. Así, con lindezas de este calibre, despacharon los críticos de la época el film Harold y Maude, estrenado en Estados Unidos el 20 de diciembre de 1971. La acogida del público no fue mucho mejor, como reconocía su productor Charles B. Muvehill, especialmente desencantado porque (junto a todos los ejecutivos de Paramount) estaba convencido de que tenía entre manos uno de los grandes títulos del año. “No enganchó a la gente. La idea de un joven de 20 con una anciana de 80 les daba ganas de vomitar. Si les preguntabas de qué trataba, sólo te decían que iba de un chico que se tiraba a su abuela. Fue devastador, no nos lo podíamos creer”, recuerda Mulvehill.

Afortunadamente, como ha ocurrido en otros casos, la historia del cine ha reservado para Harold y Maude un lugar bastante más agradable que el recibimiento dispensado en su día por prensa y espectadores. En 1997 fue una de las películas elegidas para ser preservadas en la Biblioteca del Congreso estadounidense, y el American Film Institute la sitúa en el puesto 45 de las cien comedias más divertidas, así que, una vez más, la pregunta que surge al respecto es ¿por qué? ¿Qué extraños mecanismos provocan que una historia repudiada en su día de forma casi unánime, un fracaso económico absoluto, acabe convirtiéndose en una obra de culto que se sigue recordando décadas después?

 

HaroldMaude_StilI_002

 

En descargo del respetable hay que decir que la película de Hal Ashby, la bizarra crónica de la relación entre un veinteañero y una anciana (un film que, entre otros temas, vertebra su propuesta humorística en el suicidio), no es un plato para todos los gustos. “Habría sido impensable en los 80 o en los 90”, explica el escritor Peter Biskind en su libro Moteros tranquilos, toros salvajes.

Sin embargo, en medio del rechazo general, Harold y Maude sí que había logrado interesar a un sector de la población. Un grupo que efectivamente conectó con su mensaje existencialista y no permitió que cayera en el olvido: los universitarios. “De repente se hizo muy popular entre los estudiantes de Estados Unidos y Canadá, hasta el punto de que terminó rompiendo récords de permanencia en cartel en Detroit, Montreal y, sobre todo, Minneapolis, donde se convocó una manifestación para pedir que no se retirara después de ¡tres años! en el Westgate Theatre”, cuenta Danny Peary en el libro Cult Movies (fuente: TCM.com).

Además de en Norteamérica, la película empezó a circular por las salas de arte y ensayo de todo el mundo, y continuó teniendo una especial aceptación en proyecciones realizadas en los campus universitarios, donde los fans volvían a verla una y otra vez . En 1974, un joven reconoció haberla visto 138 veces, y en 1983 (gracias a este aficionado y a otros como él) la película logró recuperar, con doce años de retraso, todo el dinero invertido en su producción.

¿Qué razones contribuyeron a que lograra ese status de film de culto? Como suele ocurrir en estos casos, es difícil saberlo a ciencia cierta. La química (tan compleja  a priori) entre Ruth Gordon y Bud Cort ayudó, desde luego. Al igual que esa banda sonora con grandes éxitos de Cat Stevens, y ese tono tan personal que consiguió insuflar Ashby a la historia.

Sin embargo, ninguno de estos factores parece tan determinante como esa apología de la libertad (tan afín a la juventud) en torno a la que gira el guión de Colin Higgins, que consiguió vender su idea mientras trabajaba limpiando la piscina del productor Edward Lewis. “Todos somos Harold, y todos queremos ser Maude”, explica Higgins. “Todos estamos reprimidos y deseosos de ser libres, de ser nosotros mismos, de estar vivamente interesados en vivir, de ser lo que queramos”.

Y es que ya lo dice el tema central del film, ¿no? If You Want To Sing Out, Sing Out.

Harold y Maude. Lunes 23 de mayo a las 23:40 en TCM

Diego Soto


Escrito por Viernes 4 diciembre 2015

Tags : , , , , , , ,


Los comentarios están cerrados.