TCM dedica a Woody Allen los domingos de diciembre

rss

woody-allen

 

Si les decimos que este 1 de diciembre Allan Stewart Konigsberg ha cumplido 80 años probablemente a nadie le diga nada. Pero si les aclaramos que, detrás de ese nombre, se esconde nada menos que Woody Allen la cosa, sin duda, cambia. Y mucho. No en balde nos encontramos ante uno de los cineastas más importantes de las últimas cuatro décadas. Un hombre que más o menos cada año llega puntualmente a su cita con los espectadores. La última, hace tan sólo un par de meses, cuando se estrenó en nuestro país su última película: Irrational Man.

En TCM hemos querido celebrar este aniversario dedicando todos los domingos del mes a algunas de las mejores películas de la filmografía del director neoyorquino, una selección de títulos que abarcan distintas facetas de su carrera y con los que podemos, además, recorrer su vida y entender su forma de ser y de pensar.

 

 

Días de radio, por ejemplo, es un film lleno de nostalgia y repleto de referencias autobiográficas. Woody Allen nació y creció en el barrio de Brooklyn en una familia judía acomodada. Desde muy niño se sintió fascinado por los seriales radiofónicos y por la música, sobre todo por el jazz. Comenzó tocando el violín para, más tarde, decantarse definitivamente por el clarinete. A los dieciséis años inició su carrera como humorista escribiendo chistes para columnistas de periódicos y actuando en pequeños locales. Después ingresó en la Universidad de Nueva York pero no terminó los estudios. Consiguió, eso sí, un contrato de guionista en un programa de televisión.

Aunque en los últimos años ha rodado en ciudades europeas como Londres, París, Barcelona o Roma, Woody Allen es difícil de entender sin los rascacielos y las calles de Nueva York. Ahí transcurren casi todas sus películas y alguna de ellas, como Manhattan, es una apasionada declaración de amor a la ciudad. Esa jungla de cemento, coches y asfalto es el marco perfecto, como podemos ver en Hannah y sus hermanas, para hablar de los temas que le han obsesionado a lo largo de todos estos años: la existencia de Dios, la enfermedad, la muerte, las relaciones de pareja, el amor y el sexo.

 

manhattan

 

El cine de Woody Allen puede ser ligero y divertido, como el musical Todos dicen I Love You, pero también profundo y reflexivo, influido por las obras de aquellos autores a los que más admira como Ingmar Bergman o Fiódor Dostoievski. Y así, Delitos y faltas es un film centrado en el sentimiento de culpa, en cómo el azar interviene decisivamente en nuestro destino y en cómo crímenes horribles quedan impunes sin castigo alguno.

Para Allen, como vemos en La rosa púrpura de El Cairo, el cine es la manera más eficaz de evadirse de la realidad, de escapar de una triste existencia que es, en el fondo, absurda. Él, según confiesa, sigue rodando películas como si fuera una terapia ocupacional, apartando sus pensamientos de las cosas horribles que hay en el mundo.

Woody Allen ha ganado cuatro Oscar y suma una veintena de nominaciones más pero cuando está a punto de cumplir 80 años sigue tejiendo proyectos sin parar. Hace unos meses anunció que escribiría y dirigiría una serie de televisión de seis episodios y para 2016 nos aguarda su próxima película, aún sin título definitivo, protagonizada por Kristen Stewart, Blake Lively, Steve Carell y Jesse Eisenberg. Y mientras, al otro lado de la pantalla, aguardamos impacientes millones de espectadores. Esos que el próximo 1 de diciembre gritaremos con fuerza: ¡We love you Woody!

Selección TCM: Woody Allen. Domingo 27 de diciembre a las 22:00 en TCM

Zelig. Domingo 27 de dicembre a las 22:25 en TCM


Escrito por Jueves 3 diciembre 2015

Tags : , , , , , , ,


Los comentarios están cerrados.