San Sebastián día 2: la canción del ocaso

rss

truman

 

“Nada perdura salvo la tierra”, dice en off la protagonista de una de las películas que se presentaban hoy a concurso en San Sebastián, haciendo referencia a lo efímero de la vida (dura y sacrificada, en su caso) y a la fugacidad con que transcurre ese breve tiempo que nos ha sido concedido.

El film que abría esta jornada la sección oficial, Truman, habla precisamente de cómo despedirse dignamente una vez finalizado el trayecto. De cómo no tiene ningún sentido dejar en manos de otros (médicos, familiares, funerarias…) los últimos compases de una existencia que nos pertenece por completo y de la que deberíamos ser responsables únicos.

De la mano de unos estupendos Ricardo Darín y Javier Cámara (y de la pata del corpulento perro que da nombre al film) Cesc Gay vuelve a sus temas de siempre (la amistad, los hilos que tejen las conexiones entre las personas) para contar una historia que, en esta ocasión, tiene como trasfondo el solemne tema de la muerte, abordado no sólo desde el punto de vista del futuro difunto, sino también del de aquellos que le añorarán una vez que se haya marchado. “Al final, las relaciones humanas son lo más importante”, dice en un momento del film el personaje de Darín, delatando a su director y resumiendo así uno de los temas recurrentes del cineasta catalán.

 

Imagen de previsualización de YouTube

 

En las antípodas formales del más sobrio cine de Gay se sitúa la película que citábamos al principio de este post, Sunset Song, un título con el que Terence Davies vuelve a dar rienda suelta a su preciosismo académico poniéndolo al servicio de una adaptación literaria, esta vez el libro homónimo de Lewis Grassic Gibbon sobre las desventuras de una joven granjera del principios del siglo XX .

Para contarnos esta epopeya familiar, Davies se recrea en la exuberante fuerza de la campiña escocesa y confronta esa bucólica belleza con el profundo drama de una mujer que en el fondo representa a todas las mujeres de la época: trabajadoras incansables que sacrificaron la infancia para ayudar a sus padres, la juventud en favor de sus maridos y la madurez por el cuidado de su prole. Un alegato en favor del papel de las sufrientes esposas y madres que en su tramo final acaba virando hacia un mensaje antibelicista, presentando la guerra como implacable demonio capaz de hurtar los contados momentos de felicidad que la existencia puede ofrecer.

 

sunset_song

 

Tal vez para compensar a esas dolientes mujeres (quién sabe) el Festival ha programado a continuación una película, Evolution, en la que las hembras (no nos atrevemos aún a asignarles una especie) llevan la voz cantante. Vaya si la llevan. Para salvaguardar el interés de un film que se sustenta en la sorprendente información que vamos adquiriendo poco a poco, no diremos mucho más del argumento. Sí que apuntaremos, no obstante, que la (viscosa) propuesta de Lucille Hadžihalilović (inspirada, según sus propias palabras, en la fascinación que le producen las profundidades del océano) es, de largo, la más arriesgada en lo que llevamos de festival. Y para quien esto escribe, también la más estimulante.

 

Imagen de previsualización de YouTube

 

Igual de estimulantes son los films que han acercado a nuestros primeros Encuentros TCM Zinemaldia de este año a los equipos de Pikadero, The New Kid, One of UsThe Magic Mountain y The Show of Shows: 100 Years Of Vaudeville, Circuses And Carnivals. Películas que forman parte de las secciones Zabaltegi y Nuevos Directores y cuyos creadores, como cada año, han charlado con Juan Zavala en el Club Victoria Eugenia.

Cada día, y todavía queda mucho festival, iremos recibiendo a nuevos equipos para seguir compartiendo con ellos la pasión por el séptimo arte. Os invitamos a que, si tenéis la oportunidad, os acerquéis a visitarnos, aunque, como sabemos que es difícil, os lo iremos contando todo aquí. Os esperamos.

 

Diego Soto


Escrito por Sábado 19 septiembre 2015

Tags : , , , , , , ,


Los comentarios están cerrados.