San Sebastián día 1: cuestión de fe

rss

regresión

 

Horas antes de que la película Regresión inaugurara el Festival de San Sebastián, Pau Gasol dejaba para la posteridad una de las actuaciones más descollantes jamás firmadas por un deportista de nuestro país. 40 puntos, 11 rebotes, 11 faltas recibidas… Hablando en plata (o en oro, quién sabe), se salió, y esta mañana toda la prensa se hacía eco de la hazaña. Sin embargo, sólo unos días atrás, las dudas sobre la selección de baloncesto y todos sus integrantes eran más que considerables. La antaño imbatible ÑBA había perdido dos partidos, y entre algunos medios y aficionados, que ya habían empezado a oler la sangre, empezaba a aflorar un sentimiento muy propio del espectador español: la necesidad imperiosa de jubilar por anticipado (y no pasarles una) a aquellos paisanos que en un momento dado tuvieron la fortuna de triunfar.

Algo de esta predisposición cainita, de esta desconfianza, (solo algo, no vayamos a exagerar) se respiraba esta mañana en el Kursaal antes del pase de la nueva película de Alejandro Amenábar. 106 minutos después, cuando, una vez acabado el film, los asistentes se abalanzaban con avidez sobre sus smartphones, la tendencia tuitera parecía confirmar esta impresión: la película no había gustado demasiado. Evidentemente (faltaría más) todo el mundo está en su derecho de discrepar. Cada uno por el motivo que estime oportuno. Sin embargo, en este caso, uno se queda con la duda de si gran parte de los asistentes no se traían la opinión ya formada de casa. De si (y enlazamos ya con uno de los temas de la película) su agnosticismo previo en lo referente al cine de Amenábar no habría influido en su juicio.

 

amenabar

 

Extrapolándolo a otros ámbitos completamente diferentes, Regresión habla de temas similares. De si lo que creemos o no creemos viene ya determinado de antemano por otros factores (la religión, en este caso). De si la fe, o la falta de ella, cambian nuestra percepción del mundo. Y de si el pensamiento mayoritario puede también modelar la mente de cada individuo.

Para contar esta historia, inspirada en hechos reales, sobre el llamado “abuso ritual satánico” (no os asustéis, porque el nivel de sordidez se ha atenuado con el fin de poder llegar a un público más amplio) Alejandro Amenábar hace un doble viaje en el tiempo y en el espacio. Se traslada a los años 90 (aunque utilizando como referente el cine de los años 70) y ubica la acción en un pueblo del Medio Oeste de Estados Unidos, una decisión acertada que dota a la historia de esa atmósfera de “pequeña comunidad perdida en la inmensidad de América” que tan bien le sienta a la mayoría de películas.

El film, con una trama que, creemos, dosifica perfectamente la información que el espectador debe recibir a cada momento, discurre en la mayor parte de su metraje por los caminos habituales del cine de género, ese registro con el que el propio Amenábar despuntó en sus inicios. Sin embargo, y aquí está quizás la mayor diferencia respecto a otros de sus títulos, acaba dando un giro considerable para, en su parte final, alejarse del thriller y proponer una reflexión sobre la naturaleza del miedo y los mecanismos que rigen la psique humana.

 

Imagen de previsualización de YouTube

 

Para disgusto, probablemente, de la organización del festival (como en el film, habrán tenido más de una pesadilla), Amenábar ha tenido que presentar la película en San Sebastián en soledad. Es decir, sin la compañía de las dos estrellas anglosajonas de Regresión, Ethan HawkeEmma Watson, que, tal y como explicaron en el video con que se disculparon por su ausencia, tenían compromisos profesionales.

La ausencia de ambos, sumada a la controvertida decisión de otorgar el premio Donostia a Emily Watson, ha hecho que muchos (sobre todos los eternos demandantes del “glamour”) hayan perdido la fe en el potencial de un certamen que se abría con una sobria gala presentada por Mireia Gabilondo y Cayetana Guillén-Cuervo. Sin embargo, habida cuenta de que esto no ha hecho más que empezar, ese no es nuestro caso. Nosotros tenemos fe en que, como afirma el director del festival José Luis Rebordinos, nos quedan muchos y muy jugosos platos cinematográficos por degustar. Os iremos informando de todos ellos, con especial atención a la sección oficial y a las actividades relacionada con TCM, en este blog. No nos falléis.

Diego Soto

 

 


Escrito por Viernes 18 septiembre 2015

Tags : , , ,


Los comentarios están cerrados.