Desmontando a Jorge Luengo, estrella española del supercut

rss

Jorge-Luengo

 

Supercuts: “Montajes obsesivo-compulsivos de clips de video en los que se recopilan meticulosamente varios ejemplos de un elemento concreto, generalmente clichés, frases u otros temas”.

La definición, un tanto farragosa, no es nuestra, como habréis deducido por el entrecomillado, sino de Andy Baio, un blogger norteamericano que en su web Supercut.org afirma haber acuñado en abril del 2008 un término que ya se ha generalizado y que sirve para referirse a todos esos montajes confeccionados a partir de fragmentos de películas o series que corren como la pólvora por la red.

La disciplina cada vez tiene más seguidores (en España hay incluso un programa de Canal +, Supercuts, dedicado al tema) y, como toda especialidad, también tiene sus estrellas. La más conocida de todas probablemente sea el estadounidense de origen coreano Kogonada, cuyos deliciosos videos sobre la perspectiva visual de Kubrick o Wes Anderson, los pasillos en el cine de Ozu o los espejos en el de Bergman consiguen miles de visitas en todo el mundo.

 

 

Sin embargo, también en nuestro país hay montadores que empiezan a despuntar en este interesante arte. Uno de ellos es Jorge Luengo, de quien, si recordáis, hemos publicado varios videos en este blog. En un primer momento, dado que sus montajes los tomábamos prestados del prestigioso blog americano The Playlist (perteneciente a la web Indiewire), creímos que Luengo era un artista de origen latino afincado en EEUU. Por eso nuestra sorpresa fue mayúscula cuando descubrimos no sólo que vivía en Madrid, sino que era un estudiante ¡de sólo 21 años!

Aprovechando que le tenemos tan cerca le hemos hecho una entrevista para, por un lado, averiguar cómo alguien tan joven logra hacerse un nombre en este mundillo y, por otro, mostraros la prueba patente de lo que siempre hemos pensado: que el cine clásico no entiende de edades ni de generaciones.

 

La primera pregunta es obligada: ¿Cómo llega alguien a convertirse en ‘supercutter’?

Bueno, el cine siempre ha sido mi pasión desde muy pequeño, así que me matriculé en la escuela TAI de Madrid (Escuela universitaria de Artes y Espectáculos). Los profesores (Iván Aledo, por ejemplo) o gente como Fernando Franco o David Pinillos, que han venido a impartirnos alguna Master Class, siempre nos dicen que no paremos de montar, que tenemos que ejercitarnos y montar todo el rato, así que es lo que hago. Cuando empecé a ver los videos de Kogonada en Indiewire me dije: “Esto es lo que quiero hacer”. Y empecé a crear mis propios videos.

 

 

 

Entendemos entonces, por lo que dices, que lo tuyo es el montaje, no la dirección.

Sí, es raro, porque la mayoría de alumnos tiene claro que su deseo es dirigir, pero en mi caso es diferente. A mí me gusta montar. Soy incapaz de ver una película sin estar atento a todos y cada uno de los cortes. Es un poco una maldición.

¿Pero cómo logra un desconocido, de la noche a la mañana, llegar a alcanzar ese número de videos vistos y esa viralidad a nivel internacional?

En mi caso todo comenzó con un video tributo a Emmanuel Lubezki. Había hecho otros supercuts antes, entre ellos uno de homenaje a Paul Thomas Anderson, pero no había logrado tanta repercusión. De repente, el video de Lubezki gustó tanto que la propia web que solía consultar (Indiewire) se puso en contacto conmigo para interesarse por mi trabajo. Fue increíble de repente ver a actores como Diego Luna o Ron Perlman recomendar mis montajes a través de las redes sociales.

 

 

Y a partir de ahí, claro, seguiste.

Sí, produje en exclusiva para Indiewire un video sobre los planos detalle en el cine de Scorsese, y luego, entre otros montajes, hice un video similar con las películas de Hitchcock… El último (también publicado en la web de TCM) es el de los besos en el cine de Hitchcock con la música de Morricone en Cinema Paradiso. Con este video me pasó una cosa curiosa, y es que se puso en contacto conmigo la hija de Truffaut para decirme que no le había gustado. “Esa música ha desvirtuado la esencia de Hitchcock. Tenías que haber elegido a Bernard Herrmann”, me dijo.

 

 

¿Cuánto tiempo te lleva hacer cada uno de estos montajes?

Unas tres semanas. Primero me tengo que ver toda la filmografía del director para elegir los planos y luego las monto.

Eres consciente de que ver toda la filmografía de Hitchcock no es lo más habitual para un chico de 21 años, ¿no? ¿De dónde te viene esa afición por el cine clásico?

Pues mira, un factor muy importante fue el día que mi padre contrató la televisión de Imagenio en casa. Empecé a ver TCM sin parar y se convirtió rápidamente en mi canal favorito. De hecho, los especiales Dioses y monstruos son para mí una referencia a la hora de montar.

La otra fuente de información, aunque el programa dejara de emitirse hace años, fue ¡Qué grande es el cine! de José Luis Garci. Me he visto absolutamente todos los coloquios en Youtube.

 

 

¿Y de qué vive un ‘supercutter’?

Bueno, yo estoy aún estudiando. Por la mañana hago prácticas en una web de cine y por la tarde en una empresa de postproducción de publicidad. Me gustaría en el futuro, claro, vivir de montar películas, pero es muy difícil. Ya he montado varios cortos, pero el tema está complicado al no haber industria. Te tienes que hacer autónomo y que algún director te quiera en su equipo.

Para terminar: ¿puedes adelantarnos cuál será tu próximo video?

Quiero empezar a trabajar en uno que resuma toda la saga James Bond, pero me está dando un poco de pereza, sobre todo por las películas de Timothy Dalton (risas). Ahora también se ha puesto en contacto conmigo el equipo de One Perfect Shot (otra web de referencia). Quieren que sea el video ensayista de su web y tener mis videos en exclusiva una semana. Su cuenta de Twitter tiene 150.000 seguidores, así que me ayudará a difundir aún más mi trabajo.

 

Diego Soto


Escrito por Martes 15 septiembre 2015

Tags : , , , , , , , ,


Los comentarios están cerrados.