Hitchcock y el ‘efecto Vértigo’

rss

vertigo effect

 

John ‘Scottie’ Ferguson, el personaje interpretado por James Stewart, sube las escaleras del campanario de la misión de San Juan Bautista intentando alcanzar a su amada Madeleine, la enigmática rubia a la que da vida Kim Novak. Ferguson padece acrofobia, un irracional miedo a las alturas que le obligó a dejar la policía, y durante la persecución intenta obviarlo evitando mirar hacia abajo. Sin embargo, en un momento de flaqueza, se asoma a la barandilla. Y entonces, lo vemos: el vértigo. Esa sensación de que el suelo se aleja más y más de nuestro protagonista. Un efecto hipnótico que transmite de manera inequívoca el pánico al vacío.

Ese famoso plano subjetivo, en el que Hitchcock pone a los espectadores en el lugar de James Stewart y les hace partícipes de su aflicción, resultó totalmente revolucionario para la época y acabó pasando a la posteridad con el nombre de efecto Vértigo (aunque también se le conoce con muchos otros nombres: ‘dolly zoom’, ‘travelling compensado’, ‘contra-zoom’…) Aunque el director británico se quedó con todo el mérito del invento (que incluso es conocido con el nombre de ‘zoom de Hitchcock’), la idea no fue suya, sino del director de fotografía de la segunda unidad, que ni siquiera aparece acreditado en el film: Irmin Roberts.

 

stewart

 

La técnica, tan resultona como efectista (por lo que conviene usarla con mesura), no es excesivamente difícil. Basta con centrar la cámara en el objeto que se quiere resaltar (en este caso el fondo de la escalera) y combinar un zoom-out con un travelling hacia adelante. El movimiento, que también recibe el gráfico nombre de ‘trombone shot’, puede asimismo realizarse a la inversa, es decir, combinando un zoom-in con un travelling hacia atrás, lo que creará entonces la sensación de que el objeto enfocado se acerca en lugar de alejarse.

Como hemos dicho, la ejecución del plano no entraña demasiada dificultad. Sin embargo, las cosas se complican cuando se trata de realizarlo en sentido vertical. Hitchcock tuvo que solicitar una réplica en horizontal de la torre del campanario (un falso campanario, ya que en realidad nunca hubo uno en la misión de San Juan Bautista) y el efecto le salió por cerca de 20.000 dólares.

Después de Hitchcock, fueron muchos los que se apuntaron al efecto Vértigo: Spielberg en Tiburón, Scorsese en Toro salvaje o Uno de los nuestros… En el video adjunto están recopilados algunos de los dolly zoom más famosos, y para que quede claro donde está su origen, el montaje viene acompañado de la música de Bernard Herrmann.

 

 

Vértigo. Jueves 4 de mayo a las 18:00 en TCM

Diego Soto


Escrito por Lunes 4 mayo 2015

Tags : , , , , , , , ,


Los comentarios están cerrados.