50 años de ‘Por un puñado de dólares’

rss

 

Este verano se cumplen 50 años del estreno de tapadillo en Florencia de Por un puñado de dólares, un western modesto, coproducido por Italia, España y Alemania, que no tenía excesivas ambiciones comerciales pero que acabó convirtiéndose en uno de los filmes más taquilleros de la historia del cine italiano. Su éxito rebasó fronteras y, tras estrenarse en diferentes países europeos, llegó a Estados Unidos en enero de 1967, donde terminaría recaudando algo más que un puñado de pasta (casi 15 millones).

El sábado 23 de agosto TCM emite el mítico film de Sergio Leone, una película que, junto a El bueno, el feo y el malo y La muerte tenía un precio, formaría la Trilogía del dólar (un nombre creado por United Artists) y que este año cerró el Festival de Cannes en una proyección presentada por uno de sus mayores fans: Quentin Tarantino. Algunos también le adjudican al film la etiqueta de ser el primer spaghetti western, y aunque es cierto que fue la primera obra importante del género, antes hubo otros westerns italianos como Tierra brutal (1961), de Michael Carrera, o El terror de Oklahoma (1959), de Mario Amendola. También en España el director Joaquín Luis Romero Marchent había retratado el salvaje Oeste con títulos como El sabor de la venganza o Antes llega la muerte.

 

Sergio Leone y Clin Eastwood, leyendas del spaghetti western.


Leone (que adoptó para la ocasión el pseudónimo de Bob Robertson) buscaba reinventar un tipo de cine que consideraba estancado, y para ello se sirvió de una historia llena de violencia inspirada en el clásico del cine japonés Yojimbo, de Akira Kurosawa. “Leone hizo una gran película. Pero era mi película”, diría más adelante el cineasta nipón, que demandó a Leone a través de la productora Toho.

Por un puñado de dólares supuso también el nacimiento de uno de los grandes personajes del western: el Hombre sin nombre (otro invento de United Artists). El papel fue ofrecido a muchas estrellas del cine americano (Henry Fonda, Charles Bronson, James Coburn…), pero la mayoría lo rechazaron porque consideraban que el guión era muy flojo. Finalmente, fue uno de los candidatos que desechó el trabajo, el actor Richard Harrison, el que sugirió el nombre de Clint Eastwood: “Quizás fue mi mayor contribución a la historia del cine”, declararía después Harrison.

 

 

Las aventuras de Eastwood en su visita a la pobre España de los años 60 (el film se rodó en Hoyo de Manzanares y en Almería) darían para otra película que seguramente clavaría David Trueba. “No conozco Italia, no conozco Alemania, no conozco España. No conozco ninguno de los países que producen la película, así que lo peor que puedo sacar de esto es un viaje agradable”, dijo el actor tras aceptar  el papel.

Eastwood, acostumbrado a las comodidades y a los abundantes medios de Hollywood, debería haber sospechado las estrecheces que le esperaban en el rodaje al ver que el chaleco, los vaqueros, el sombrero y hasta los cigarros que trajo de su país se usaron para su vestuario en la película. Sin embargo, el hecho de que absolutamente nadie del equipo hablase inglés (con la excepción de un extra llamado Benito Stefanelli), hacía muy difícil que el pobre Clint se enterara de algo. “No había electricidad. No teníamos un trailer con baño. Hacíamos nuestras cosas detrás de las piedras”, recordaba en sus memorias el actor, que se marchó  a su país sin imaginar el cambio que iba a experimentar su carrera tras esta película.

No podemos terminar este post, por supuesto, sin recordar al otro gran nombre propio de esta película. Nos estamos refiriendo al gran músico Dan Savio, sin cuyas composiciones ni este ni otros títulos de Leone serían lo mismo. ¿No os suena? Quizás os resulte más familiar (hats off) su nombre real: Ennio Morricone.

 

 

Por un puñado de dólares. Sábado 23 de agosto a las 14:30 en TCM

Diego Soto

 


Escrito por Lunes 14 julio 2014

Tags : , , , , , , ,


Los comentarios están cerrados.