La alopecia tenebrosa de Humphrey Bogart

rss

 

En 1947, mientras rodaba en San Francisco La senda tenebrosa (una película famosa por sus 40 minutos iniciales en plano subjetivo), la vida parecía perfecta para Humphrey Bogart. Era el actor mejor pagado del mundo (450.000 dólares al año), su compañero de reparto era Lauren Bacall y ambos vivían como reyes en el Mark Hopkins Hotel de la ciudad californiana.

Sin embargo, una fatalidad acechaba al mítico actor americano. Un inesperado problema del que no están exentas ni las estrellas de Hollywood. “Hacia el final del rodaje me di cuenta de que Bogie estaba muy nervioso”, dice Lauren Bacall en el libro autobiográfico By Myself. “Había notado que había un punto en su mejilla en el que no crecía la barba. El problema se extendió a otras zonas y una mañana, al levantarse, encontró su almohada llena de mechones de pelo. Se alarmó mucho. Cuanto más pelo se le caía, más nervioso se ponía, y cuanto más nervioso se ponía, más cabello perdía”.

Bogart no tardó en quedarse sin el poco pelo que tenía, y en la última escena de La senda tenebrosa (lástima que los planos subjetivos fueran al principio) tuvo que ponerse una peluca. Era el momento de visitar al doctor, aunque, como dice Bacall, él nunca iba al médico. “Tenía un problema llamado ‘alopecia areata’, asociado a una deficiencia vitamínica”, explica Bacall. “Estaba totalmente agotado. Los años de mala vida en bares y una dieta desequilibrada habían agudizado el problema. El pelo volvería a crecer, pero necesitaría tomar vitamina B-12 dos veces por semana, seguir unos tratamientos capilares, comer mejor…”.

Afortunadamente, estos problemas no afectaron el siguiente rodaje que Bogie ya tenía pactado:  El tesoro de Sierra Madre, de John Huston. “Para esa película tenía que llevar peluca de todas formas”, aclara la actriz.

La senda tenebrosa. Martes 15 de marzo a las 17:30 en TCM

Diego Soto


Escrito por Lunes 14 abril 2014

Tags : , , , , ,


Los comentarios están cerrados.