‘El graduado’: vuelven los clásicos TCM a los Renoir

rss
Imagen de previsualización de YouTube

 

El próximo 13 de febrero los espectadores de Madrid y Barcelona, gracias a la colaboración de TCM con el Club Renoir, podrán volver a ver o descubrir por primera vez todo el encanto que se esconde en El graduado, la historia de la relación que mantiene un chico de veintiún años que acaba de terminar la universidad con la mujer del mejor amigo de su padre. Un filme que en su día resultó atrevido y transgresor y que conectaba perfectamente con el espíritu joven y rebelde de los años sesenta al que puso música el dúo Simon & Garfunkel.

Las entradas a esta proyección son gratuitas y se repartirán por sorteo. Los socios del Club Renoir se podrán apuntar a través de este enlace. También los espectadores de TCM (que no sean socios del Club Renoir) podrán conseguir las invitaciones a través del concurso que llevaremos a cabo en Twitter el lunes 10 de febrero.

 

 

El graduado está basado en una novela escrita por Charles Webb. A priori, el papel protagonista parecía que estaba hecho a la medida de un actor como Robert Redford: guapo, alto y rubio. Sin embargo el realizador Mike Nichols no lo tenía nada claro. Consideraba a Redford demasiado perfecto, un tipo que proyectaba una imagen demasiado segura de sí mismo. Necesitaba a alguien que fuera todo lo contrario: un actor bajo, nervioso e indeciso. Alguien que representara, nada más verle, el hartazgo, el hastío y el profundo desencanto vital que quería mostrar, un joven atrapado en la “perfecta” sociedad americana de la época y queriendo salir de ella.

Por aquellos días Dustin Hoffman era un actor que luchaba desesperadamente por abrirse camino en el mundo artístico. Había trabajado en varias series de televisión y conseguido un papel en Broadway en el musical Los productores de Mel Brooks. Fue entonces cuando recibió la llamada de Mike Nichols para hacerle una  prueba. El ensayo fue un desastre. Hoffman se confundió varias veces en los diálogos y tampoco tuvo buen feeling con la tercera protagonista del filme, Katharine Ross. Sin embargo su torpeza era justo lo que Mike Nichols quería para el personaje de Benjamin Braddock, y el papel fue suyo. Solo había un pequeño problema con las edades: Dustin Hoffman tenía por entonces 30 años, Anne Bancroft 36 y Katherine Ross, que iba a hacer de hija de la señora Robinson, 27. Es decir, tan solo nueve años menos que su supuesta madre. Pero ¿qué importaba? No hay nada que la magia del cine no pueda hacer creíble.

 

Hoffman y Bancroft, prácticamente, dos actores de la misma quinta.

 

El graduado fue uno de los grandes éxitos de la temporada 1967-68 y obtuvo seis candidaturas a los Oscar. Mike Nichols ganó el de mejor director, mientras que Dustin Hoffman, Ann Bancroft y Katharine Ross tuvieron que consolarse con la nominación en las categorías de mejor actor, actriz y actriz de reparto respectivamente.

Algo que contribuyó, sin duda, al reconocimiento mundial del filme fueron las canciones de Simon y Garfunkel. En aquel tiempo el dúo triunfaba en todas las listas de éxitos con temas que acabaron incluyéndose en la película como Los sonidos del silencio o Scarborough Fair. La única canción original que se incluyó fue Mrs. Robinson, que se hizo también inmensamente popular.

Han pasado 46 años desde el estreno de El graduado y las palabras del atribulado personaje que interpreta Dustin Hoffman aún resuenan en los oídos de los buenos aficionados al cine: “Está usted intentando seducirme, señora Robinson ¿No es verdad?” Y frente a él una desencantada y aburrida mujer madura que apoya la pierna sobre una banqueta y se ríe. Una película que forma parte ya de la historia del cine y que ahora, gracias a TCM y Club Renoir, podéis disfrutar, como el día de su estreno, en pantalla grande.

 

Clásicos TCM con el Club Renoir: El graduado

Jueves 13 de febrero a las 22:00 en Renoir Princesa (Madrid) y Renoir Floridablanca (Barcelona).

 


Escrito por Jueves 30 enero 2014

Tags : , , , , , , ,


Los comentarios están cerrados.