Robert De Niro: un camale

rss

 

El 17 de agosto es el cumpleaños de Robert De Niro, y en esta ocasión no se trata de un aniversario cualquiera. El actor neoyorquino cumple nada menos que 70 años, y en TCM queremos felicitar a esta gran estrella a nuestro estilo, es decir, emitiendo todos los viernes del mes algunas de sus películas más famosas. Títulos como El cazador, La misión o Taxi Driver, filmes en los que nuestros espectadores pueden comprobar toda su grandeza como intérprete y su enorme versatilidad.

Robert De Niro nació en un caluroso verano de 1943 y creció en los ambientes artísticos del Greenwich Village de Nueva York. Su madre era pintora y poeta; su padre, un reconocido pintor y escultor de la escuela del expresionismo abstracto. Él suele recordar que desde que era pequeño soñaba con convertirse en actor. Con diez años hizo de león cobarde en una representación escolar de El mago de Oz y con dieciséis decidió dedicarse profesionalmente al mundo de la actuación.

Estudió interpretación en la escuela de Stella Adler y más tarde en el prestigioso Actor’s Studio, algo que resultó fundamental en su formación y en su posterior carrera. Sus primeros trabajos cinematográficos los realizó a las órdenes de Brian de Palma en películas como The Wedding Party, Saludos y ¡Hola mamá!, pero fue de la mano de otro director italoamericano, Martin Scorsese (Malas calles), cuando comenzó a despuntar como futura gran estrella.

 

Robert De Niro en ‘Malas calles’.

 

En la década de los setenta, ochenta y buena parte de los noventa, De Niro se convirtió en el intérprete por excelencia del cine norteamericano, una especie de camaleón de las pantallas capaz de transformarse física y emocionalmente en cualquier personaje que le pusieran por delante. Fue el joven Vito Corleone en El Padrino II, papel por el que consiguió su primer Oscar como mejor actor secundario; se metió en la piel del hijo de un rico hacendado en la Italia de los años 30 en Novecento y se subió a un cuadrilátero para dar vida al boxeador Jake La Motta en Toro salvaje, personaje que le valió su segundo Oscar, esta vez como actor principal.

Y con cada una de sus películas los espectadores conocíamos también el largo y a veces tortuoso proceso de preparación que De Niro había acometido para intentar lograr la perfección en cada uno de los papeles. Para Taxi driver trabajó como taxista durante un mes; aprendió esgrima para ser el capitán Rodrigo Mendoza, el noble reconvertido a religioso jesuita de La misión; engordó 27 kilos en Toro Salvaje; se quedó casi en los huesos para rodar El cabo del miedo y así sucesivamente.

Por suerte para sus seguidores, con setenta años de vida a sus espaldas, Robert de Niro no piensa aún en la jubilación. Este año obtuvo su séptima nominación a los Oscar por El lado bueno de las cosas. Tiene varios estrenos pendientes para finales de 2013 y un par de proyectos en el 2014. Mientras siga disfrutando con la actuación y pueda ganarse la vida –dice- continuará en la brecha.

Nosotros en TCM le queremos felicitar en su cumpleaños con este ciclo pero, sabiendo de su timidez casi crónica, estamos seguros de que nos contestaría echando mano a una de las frases más conocidas de toda su filmografía, esa que pronuncia frente al espejo Travis Bickle, su personaje insomne de Taxi Driver y nos diría algo así como: “Are you talking to me?” “¿Estáis hablando conmigo?”.

 

Imagen de previsualización de YouTube

Escrito por Lunes 29 julio 2013

Tags : , , , , , , , , ,


Los comentarios están cerrados.