‘Invitación a la danza’: el musical sin palabras

rss

 

Invitación a la danza (1956) es una singular película dirigida por Gene Kelly en la que la música y el baile sustituyen a las palabras. En un principio estaba previsto rodar cuatro capítulos, pero finalmente se redujeron a tres. El primero transcurre en un circo. Gene Kelly interpreta a un mimo prendado de una bailarina que a su vez está enamorada de un equilibrista. Esta primera parte es la más tradicional, con pasos y movimientos cercanos al ballet clásico.
La segunda es una tragicomedia de enredo en torno a una pulsera que va cambiando de mano en mano. La coreografía es aquí menos academicista, más libre y moderna, cercana al jazz.
El tercer y último segmento del filme cuenta, con la música de Sherezade de Rimsky Korsakov, la historia de Simbad el marino. Son los minutos más imaginativos y visualmente más ricos de todo el filme ya que se combinan las imágenes reales con la animación, que corrió a cargo de los estudios Hanna & Barbera.


Escrito por Lunes 18 marzo 2013

Tags : , ,


Los comentarios están cerrados.