AVA GARDNER, CON SU PROPIA VOZ

rss

 

La Julie Laverne de la adaptación del musical Magnolia era, desde luego, un caramelo y, a ojos de cualquiera, Judy Garland habría sido la primera opción de no ser porque, ya por entonces, 1950, presentaba síntomas evidentes de falta de salud. La Metro tomó entonces una decisión inesperada: el papel sería para Ava Gardner. “Yo sí puedo cantar”, decía la actriz en sus memorias. “No espero que se me tome como una María Callas pero soy capaz de cantar una canción lo suficientemente bien como para que un Artie Shaw me pueda ofrecer sin miedo ser la cantante de su orquesta”. Ava contrató un profesor y ensayó sus canciones durante semanas. Grabó un disco y se lo presentó a Arthur Freed, el todopoderoso productor de musicales de la Metro. Pero, según contaba la actriz, éste ni se molestó en escucharlo y ordenó que la doblara una cantante profesional. Ava Gardner, por tanto, no cantaba en la película. Al cabo de unos meses, sin embargo, se le presento la oportunidad de tomarse una pequeña venganza. Cuando después del éxito de Magnolia fueron a lanzar el disco, en la Metro se dieron cuenta de que no podían utilizar el nombre de Ava Gardner si no iba acompañado por su verdadera voz. Volvió a grabar las canciones y cobró royalties por ellas prácticamente hasta que murió. La Ava de la película y la Ava del disco sonaron diferentes durante años. Por fin, en 2010, en el documental La noche que no acaba, Isaki Lacuesta montó y sincronizó su voz real sobre las imágenes de una de las escenas musicales de la película. Un artificio técnico que, paradójicamente, sirvió para devolver a aquellos fotogramas la autenticidad que Hollywood les había robado.

 Magnolia. TCM, sábado 15 de diciembre, 11:50h.


Escrito por Viernes 14 diciembre 2012

Tags : , , ,


Los comentarios están cerrados.