Un domingo con Stanley Kubrick

rss

 

Este domingo 11 de noviembre no es el aniversario de su nacimiento, ni el de su muerte, ni ninguna fecha especialmente señalada en su biografía. Sin embargo, aprovechando que cualquier momento es bueno para recordar a un director que ha dejado una de las más profundas huellas en la historia del cine, nosotros vamos a dedicarle toda la programación de ese día a uno de los más grandes: Stanley Kubrick.

A lo largo de toda la jornada se podrán ver algunas de sus películas más célebres. Además, entre título y título, se emitirán distintas piezas que analizan su estilo como cineasta y las claves de su filmografía. Pequeños espacios en los que intervienen directores españoles como Achero Mañas o Juanma Bajo Ulloa y actores que trabajaron a sus órdenes como Peter Sellers o Keir Dullea. En uno de estos reportajes, su propia viuda, Christiane Kubrick, recordará los cuarenta años que convivió y trabajó al lado de este gran cineasta.

 

‘Espartaco’, el peplum visto por Kubrick.

 

Stanley Kubrick nació el 26 de julio de 1928 en Nueva York. Ningún otro realizador con una filmografía tan escasa, trece largometrajes, abordó tantos géneros, creando escuela en cada uno de ellos. Dejó su sello en el cine negro con Atraco perfecto; elevó a la categoría de arte las películas de romanos gracias a Espartaco; experimentó las posibilidades del cine de terror en El resplandor, del histórico en Barry Lyndon y del drama pasional en Lolita. Retrató como nadie la paranoia de la guerra fría en ¿Teléfono rojo? Volamos hacia Moscú; anticipó la violencia punk con La naranja mecánica y con sus dos películas de guerra, Senderos de gloria y La chaqueta metálica, dejó clara su postura antibelicista. También otorgó mayoría de edad a la ciencia ficción con 2001: Una odisea del espacio.

A lo largo de su carrera Kubrick ejerció un férreo control sobre sus películas antes, durante y después de los rodajes, una vigilancia que iba más allá de los meros aspectos artísticos. Se preocupaba de la distribución y exhibición de sus obras en todos los países del mundo. Tenía agentes que supervisaban la calidad de las salas y de las copias. Elegía las fechas de estreno, dirigía la promoción publicitaria y tenía la última palabra sobre el doblaje y el subtitulado de sus filmes.

Stanley Kubrick fue también un martirio para muchos de sus actores. En El resplandor, Jack Nicholson llegó a rodar hasta 130 veces una misma secuencia. Tom Cruise fue el último actor que sufrió su afán perfeccionista. Hizo más de 90 tomas de un plano de Eyes Wide Shut antes de que el director lo diera por válido. Lamentablemente, Kubrick no pudo ver estranada esta película, ya que falleció el 7 de marzo de 1999 en su casa cerca de Londres.


Escrito por Miércoles 7 noviembre 2012

Tags : , , , , , ,


Los comentarios están cerrados.