Keir Dullea: el único hombre sensible en el espacio

rss

Aunque este guapo actor alcanzó notoriedad mundial cuando Kubrick le llevó a vivir una Odisea en el espacio (que podrás ver los días 20 y 24 en TCM), se especializó en encarnar a tipos emocionalmente inestables y extremadamente sensibles.

 

 

Prueba de ello fue su debut, en el rol de un problemático delincuente juvenil en Refugio de criminales (The Hoodlum Priest); encarnó a un joven paciente de un hospital mental en Lisa (David and Lisa); era un recluta que se enfrentaba a su duro sargento en El ataque duró siete días (The Thin Red Line); y en la brutal y malrollista El rapto de Bunny Lake (Bunny Lake Is Missing) -un joyón de 1965 dirigido por Otto Preminger– secuestraba a su sobrina, celoso porque su hermana –Carol Lynley– jugaba con la pequeña en lugar de hacerlo con él.

 

 

Por eso, tras verle siempre al borde de la locura y transmitiendo emociones tan extremas, resultó cuanto menos curioso contemplarle impasible y tan flemático e insensible como el viajero espacial Bowman de 2001, trabajo que le convirtió automáticamente en actor de culto.

 

 

Sólo al final de la obra maestra de Kubrick, cuando lucha contra la computadora rebelde H.A.L, sentimos que corre sangre por sus venas y se acalora lo suyo, hasta el punto de que pierde los nervios.

Dullea es el único hombre en ese futuro hiperblanco, megatecnológico y superlimpio que creó el gran Stanley, que puede así recuperar el lado más humano de nuestra raza, y enfrentarse a criaturas de otros mundos.

 

 

Tras el bombazo futurista, Dullea regresó a la Tierra para volver a interpretar a desquiciados y traumatizados, como al marqués De Sade en la -olvidable- pelìcula homónima de 1969.

Y viajó de nuevo, en 1984, a la extratosfera en la fallida continuación 2010: Odisea 2.
Aunque con Dullea, pero sin Kubrick, aquella odisea no fue lo mismo.

 


Escrito por Viernes 14 septiembre 2012

Tags : , , , , , , , ,


Los comentarios están cerrados.